Red Ogre Belgriff – Capitulo 19

-La mañana siguiente, antes del amanecer-

La mañana siguiente, antes del amanecer, todos ya estaban despiertos y patrullaban la ciudad.

Angeline, quien siempre tiene mucha energía, sube alegremente a su colina favorita y desde ahí observa el pueblo. Todavía exhala humo blanco, pero las tierras de las colinas son claramente verdes.

Después de regresar a casa y tener un ligero desayuno, todos doblan las mantas que usaron para dormir y regresan la paja al granero. También limpian tanto como pueden, verifican que la chimenea está apagada. Esa chimenea no se ha pagado desde hace un tiempo. En las últimas semanas, ha estado encendida prácticamente todos los días.

Después de que terminaron, pusieron su equipaje en el carruaje.

Sin embargo, no hay tantas cosas como las que habían cuando las chicas llegaron a Tornela. No hay ningún recuerdo que quieras llevar de vuelta a Orphen.

Belgriff da un último vistazo al interior de la casa para ver si hace falta algo. Pero todo parece está bien.

“Han sido muchos años desde que deje el pueblo por mucho tiempo”

Dice Belgriff mientras toca las paredes de su hogar.

“Estaré afuera por un rato. Espérame, está bien?”

Como si le respondiera, un sonido de maderas crujiendo puede escucharse levemente. Belgriff sonríe, cierra la puerta y deja la casa.

Hay una delgada nube en el cielo que no estaba ahí en la mañana, y parece que una nube más grande se aproxima desde el norte con un viento helado soplando, como si la alegría de la reciente primavera hubiese debilitado al pueblo.

Cuando el viejo aventurero sale al jardín, se encuentra con un pequeño grupo que está hablando con las chicas.

Los jóvenes del pueblo parecen lamentar que las chicas regresan a la ciudad, se ven un poco deprimidos y están haciendo un gran alboroto. Anessa se racas su mejilla con una sonrisa incomoda y Miriam se ríe un poco. No parecen estar muy interesada en los chicos.

Ninguno de ellos habla con Angeline, la cual han conocido desde su infancia y cuyo padre les aterra.

Sin embargo, Angeline no parece importarle. Ella se sienta en el carruaje, sonriendo y viendo como sus amigas tratan de calmar a los hombres jóvenes.

Viendo esto, Belgriff se siente un poco incómodo al respecto de si será capaz de ver a su hija casarse algún día.

“Eres un tipo ocupado, Bel!”

Dice Kerry al poner su mano en el hombre de Belgriff.

“Haha, sí. Es un extraño sentimiento”

“Por favor ten cuidado y regresa a salvo. Me encargaré de los campos”

“Si, gracias. Eso ayudaría mucho”

Belgriff sonríe, golpea a Kerry en el hombre y lentamente sube al carruaje. Su dolor muscular todavía le afecta y no puede moverse fácilmente. Afortunadamente, hay mucho espacio en el carro porque no llevan mucho equipaje. En ese momento, Angeline se le acerca alegremente.

“Papá, estás listo?”

“Si, listo”

“Está bien, tiempo de irnos~”

“Si, si, tiempo de irnos”

Cuando Anessa mueve las riendas, el caballo lentamente levanta su pata y el vehículo empieza a moverse. Belgriff se inclina afuera del carro y le habla a Kerry.

“Bueno, es hora de partir. Dejaré todo en tus manos en mi ausencia”

“Por supuesto, disfruta tu viaje y regresa pronto!”

“… No es como si me fuera de vacaciones”

Belgriff sonríe y se rasca la barba.

El carruaje deja el pueblo, se mueve a lo largo de la llanura y gradualmente entra al sendero de la montaña. El camino es malo, así que cada vez que las duras ruedas golpean una piedra, el carruaje se sacude.

Sin embargo, parece que el viaje será más rápido ya que no tienen un exceso de carga.

Pero aun así, tienen que bajarse y empujar desde atrás cuando las pendientes son muy inclinadas. Los caballos también, son seres vivos, y no se moverán si son forzados a sobre ejercitarse. Belgriff espera que el carruaje sea capaz de moverse cada vez mas fácil una vez que arreglen el camino.

A medida que se distancia de Tornela, la nube se vuelve más delgada y el clima mejora. No había rastros de esas nubes oscuras aproximándose desde el norte.

Belgriff se dirige hacia la parte trasera del carruaje y se sienta ahí. Para protegerse del sol, rápidamente monta una lona.

Anessa sostiene las riendas del carruaje, mientras que Angeline y Miriam se sientan a ambos lados de Belgriff y empiezan a acicalar su barba cada vez. Ya que nunca se molestó en hacer ese tipo de cosas, no puede evitar sentirse un poco extraño.

Además, le hace un poco de cosquillas, Belgriff no puede relajarse.

“Esta barba siempre me hace cosquillas. Y es muy suave”

“Interesante~. Sr. Bell, siempre cepilla su barba?”

“Bueno, nunca me he preocupado por ese tipo de cosas… Pero, hey, ustedes me generan un cosquilleo”

Pero no importa lo que dijera Belgriff, las chicas continuaban con su trabajo mientras sonreían. Al darse cuenta de que de alguna manera obtuvo más hijas, Belgriff suspira profundamente.

El caballo no está galopando, pero aun así es mucho más rápido que ir caminando. A este paso, alcanzaran el pueblo de Rodina cuando se ponga el sol, o quizás un poco más temprano.

Rodina es el pueblo más cercano a Tornela. Aunque no es muy grande, tiene un enorme bosque cercano que les permite recolectar bellotas y la cría de cerdos prospera en la zona. El pueblo de Tornela compra estos productos y a cambio les venden lana, parte de las cosechas, cuero de cabra, entre otras cosas a la población de Rodina.

Pero esta relación no es únicamente comercial. También hay un tipo de intercambio cultural cuando los aldeanos de Rodina visitan Tornela durante el festival de Otoño.

Para Belgriff, sin embargo, esta es solo la segunda vez que ha dejado su hogar. Contando la vez que viajo a Orphen para convertirse en aventurero. De alguna manera, es como si nunca se hubiera ido de Tornela. El viejo aventurero conoce cada rincón de su villa, pero no reconoces lo que yace más allá del camino de la montaña. Sus memorias son muy viejas para recordar cualquier cosa claramente.

Quizás, solo quizás, si fuera un par de años más joven, Belgriff se sentiría diferente.

El sol gradualmente se inclina hacia el oeste y las sombras se vuelven más largas. Aunque se puede sentir el calor de la primavera durante el día, los vientos nocturnos hacen temblar a cualquiera. El día de hoy, el viento parece soplar desde el norte.

Belgriff cambia su posición muchas veces porque, a pesar de tener algunos cojines, encuentra incomodo sentarse de la misma forma por mucho tiempo. Lo mismo parece suceder con las chicas, ya que ellas también cambiaban su posición, pero mucho menos frecuente que Belgriff. Sin embargo, Anessa, quien ha tomado las riendas desde el principio, sigue sentada en el asiento frontal.

Belgriff puede sentir la diferencia entre él y las tres chicas como aventureros, no puede evitar sonreír extrañamente. Ha sido mucho tiempo desde que se sentó en un carruaje y viajo de esa manera. Como máximo, solo se ha movido desde su granero con un vagón lleno de trigo y papas en los días de cosecha.

“Se nota que están acostumbradas a viajar. Es increíble”

Cuando Belgriff dice esto, la cara de Angeline se ilumina.

“Fufufu. Somos asombrosas, verdad?”

“Si, lo son”

Angeline sonríe ampliamente y luego se recuesta su cabeza sobre el hombro de su padre. Cuando Belgriff pone su mano sobre la cabeza de la chica, ella cierra los ojos y relaja su expresión. El viejo aventurero sonríe amargamente cuando se da cuenta de que el comportamiento consentido de su hija no ha desaparecido completamente.

Miriam mira la escena con una expresión llena de envidia. Se quita su sombrero y lo sostiene en su mano, entonces deja caer su cabeza sobre el hombro de Belgriff, al igual que Angeline.

“Eres muy astuta Angie~. Yo también soy grandiosa, no es así Sr. Bell~? Por favor acaricie mi cabeza”

“Bueno, no me molesta…”

Acaso una caricia en la cabeza realmente se siente tan bien?

Piensa Belgriff.

Pero ya que no tiene razones para no hacerlo, pone su mano en la cabeza de Miriam y ella sonríe con satisfacción.

“Esto se siente bien~”

“Es así? Pero qué hay de tus lindas orejas? Podrían congelarse con este viento…”
Cuando Belgriff dice eso, Miriam empieza a reír.

“Fufufufu~! Eso no va a suceder. Está bien tocarlas, mi pelaje es bastante suave~”

“… Es cierto”

Aunque no es muy largo, el delicado, suave cabello que cubre por completo sus orejas es un poco placentero al tacto. Está muy bien cuidado. De esa forma, el viento no será un problema. Sin embargo, cuando Belgirff se da cuenta de que están hablando de ese tipo de cosas, no puede evitar sentirse un poco avergonzado.

“Lo siento, creo que dije algo inapropiado…”

“En absoluto~! Pero gracias por su consideración. Fufufu~”

Miriam descansa su cabeza en Belgriff nuevamente mientras continua riéndose. En ese momento, un dedo toca las mejillas de Miriam. Es Angeline, quien parece estar un poco molesta.

“Miri… No te aferres mucho a mi papá”

“Mmm~ no es bueno que trate de monopolizarlo~”

“Pero el es ‘MI’ papá”

“Eso es injusto! No le molesta tener una hija más, verdad, Sr. Bel~?

“Q-que quieres decir?”

“Hey, no puedes decirle ese tipo de cosas a mi papá… Además, si quieres ser mi hermana, debes derrotarme primero”

“Espera! De esa forma nunca podre ser tu hermana~!”

Las dos chicas empezaron a picar el cachete de la otra mientras continuaban si incomprensible discusión. Belgriff decide que es mejor escapar y escala hacia el frente del carruaje.

“Esas dos sí que se llevan bien”

Dice el mientras estira su músculos adoloridos. Anessa sonríe desde el asiento del conductor.

“Si, es como si no pudieran evitarlo…”

“Señorita Ane, estas cansada? Quieres que te reemplace?”

Sugiere Belgriff, pero Anessa se gira y sonríe.

“Está bien. He disfrutado hacer esto desde el principio”

“Mmm… Te gustan los animales?”

“Así es. Bueno, al verdad es, que en nuestros viajes. Siempre termino con dos grandes bestias… Supongo que al final, me acostumbre a esto”

Mientras decía eso, Anessa mira hacia atrás con una sonrisa a sus dos compañeras, quienes seguían jugando en la parte de atrás del carruaje.

Estas tres se llevan muy bien. Es algo bueno que Angeline pudiera encontrar tan buenas amigas

Belgriff piensa con una sonrisa en su rostro.

Después de comer un almuerzo ligero y dejan descansar a los caballos, continua su viaje, finalmente entran al bosque de bellotas. Aun cuando el crepúsculo hacer que la visibilidad sea mala, pueden encontrar fácilmente el camino que las personas usan constantemente, mientras que las bellotas secas hacían un fuerte sonido cuando las ruedas del carruaje pasaban sobre ellas. Los cerdos usualmente no comen la cascara y es por eso que las dejan en el camino. Además, pueden detectar el olor de los animales en el aire.

Cuando el sol está a punto de ponerse y las sombras amenazan con cubrirlo todo. Pueden finalmente ver la valla de madera que rodea al pueblo.

“Aquí estamos. Esto es Rodina”

“Hah, tomo un poco de tiempo~”

Con el carruaje aun moviéndose, estiran sus músculos adormecidos. Es un sentimiento bastante agradable después de un largo viaje. Después de hablar con el joven guardia, entran al pueblo. A diferencia de Tornela, hay grupos de ladrones que aparecen ocasionalmente cerca, así que la seguridad es un tanto estricta.

Dentro del pueblo, hay una pequeña cabaña donde los comerciante buscan comprar puerco. Ahí es donde ellos planean pasar la noche.

“Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que estuve aquí… Nada es como lo recuerdo”

Belgriff dice eso desde la cima del carruaje mientras se rasca la barba.

“Cuanto tiempo ha sido desde que dejo Tornela, Sr. Bel?”

Cuando Anessa pregunto, Belgriff pone su mano en la cabeza con una sonrisa extraña.

“No he salido en al menos 20 años”

“Hahaha, eso es increíble. Así que ha sido mucho tiempo”

“Si… Es un poco curioso”

Belgriff había imaginado que pasaría el resto de sus días entre las fronteras de Tornela. Sin embargo, Angeline empezó a propagar el nombre de “Ogro Rojo” para describirlo, y se esparció a tal punto que incluso Helvetica Bordeaux ha escuchado de él, haciéndola visitar Tornela y proponer el plan de arreglar el camino. Lo cual nos trae al presente, donde Belgriff está viajando con su hija y sus compañeras para entregar una carta.

Y ahora, su viaje empieza de nuevo. Belgriff recuerda como, cuando su hija partió para convertirse en aventurera, no pudo evitar tener sentimientos mezclados. La vida es un poco extraña.

La cabaña no está muy habitada, pero aun así hay algunos comerciantes y viajeros. Un olor peculiar de grasa quemada flota en el aire, probablemente alguien está cocinando un puerco. Hay un comedor y un bar en el primero piso, donde los invitados comen su comida.

En la parte de atrás, está un cuarto comunitario y en el segundo piso, hay muchas habitaciones privadas. Los clientes actuales probablemente no tienen mucho dinero, ya que las habitaciones privadas están casi vacías y el cuarto comunitario está prácticamente lleno.

Belgriff sugiere que las chicas tomen una habitación privada mientras que el descansa en el primer piso, sin embargo, hay una fuerte oposición por parte del grupo de aventureras.

“Es imposible que hagamos eso, papá!”

“Así es. Sr. Bell~ Por favor no diga cosas tan deprimentes, no es así Ane~?”

“S-si…”

“Pero solo hay una cama en la habitación y no es lo suficientemente grande para cuatro personas.

“No hay problema. Miri y Ane dormirán en cada lado de la cama y yo dormiré contigo en el medio. Nos abrazaremos todos para ahorrar espacio”

“… Terminarán cocinándome vivo”

“Pero hace frio por las noches, no es así~? Estoy segura de que dormiremos mejor de esa forma”

“… Señorita Miri, realmente piensas que podemos dormir cómodamente juntos en esa cama?”

“Mmm~…”

Sin necesidad de decirlo. El cuerpo de Belgriff es enorme. No tiene ninguna grasa innecesaria, pero es bastante alto y sus músculos están muy desarrollados, así que su tamaño es mucho mayor que el de las chicas.

Además, la cama no es tan grande. Si las tres chicas se juntan, podrían caber de alguna forma u otra, pero si quieren incluir a Belgriff, eso sería prácticamente imposible.

En ese momento, la cara de Angeline se ilumina, como su hubiese tenido una revelación.

“Entonces, papá y yo podemos dormir en la cama y Miri y Ane pueden dormir en la habitación comunitaria…”

“Hey!”

Belgriff grita y golpea a Angeline en la cabeza.

“No debes pensar solo en ti misma”

“Mu~… Lo siento”

Después de una acalorada discusión, se decidieron por la primera propuesta, Belgriff se quedara en la habitación comunitaria y las tres chicas tomarán un cuarto privado. A cambio por eso, Angeline demanda que deben estar juntos hasta la hora de dormir y se aferra al brazo de Belgriff firmemente haciendo un puchero.

Cenan juntos en el comedor del primer piso y entonces hablan un rato mientras beben un poco. Angeline, quien se ve muy feliz al viajar con su padre, tiene una fuerte bebida y termina completamente adormecida y temblando. Las otras dos chicas están en la misma condición.

Siguen siendo jóvenes

Piensa Belgriff mientras ve esa cálida escena. Es como si toda la dignidad de aventureras de alto rango hubiese desaparecido del rostro de las chicas.

A medida que la noche progresa, deciden subir a su habitación para descansar un poco. Angeline, que no puede mantenerse en pie, parece estar muy feliz de que Belgriff la esté cargando. Al contrario, el viejo aventurero con el ceño fruncido debido al dolor que todavía sienten sus músculos, pero de alguna manera se las arregla para poner a Angeline en la cama y entonces suspira aliviado.

“Bueno, buenas noches”

“Buenas noches”

“Que descanse bien, Sr. Bel~”

Belgriff deja la habitación, recibe una manta en la recepción y se dirige al cuarto comunitario.

La chimenea está al rojo vivo y los cojines están regados por todo el lugar. Hay tantas personas con tantos atuendos, algunos estas recostados y otros están durmiendo, otros siguen despiertos y hablando, otros siguen bebiendo, otros están jugando cartas.

Prestando especial atención a donde coloca sus pies, Belgriff encuentra un lugar vacío y se sienta. A pesar de estar lejos de la chimenea, no siente frio, probablemente debido al número de personas que están a su alrededor.

Belgriff remueve lentamente su pierna artificial y la coloca bajo su almohada.

Hay muchos viajeros dentro de la habitación y si una persona deja sus posesiones sin atender, podrían correr el riesgo de ser robados. En las habitaciones privadas, las personas pueden dejar sus cosas donde quieren, pero aquí, incluso una pierna artificial está en peligro.

Cuando el ve la situación, un hombre que está bebiendo a su lado empieza a conversar con él.

“Tienes una pierna prostética”

El hombre luce como un aventurero. A primera vista, parece estar a mediado de los treinta. Su cuerpo luce bien entrenado, su brazos son gruesos. El cabello marrón opaco está volviéndose delgado, pero una oscura y gruesa barba cubre la parte baja de su rostro. Su expresión es dura y tosca, pero sus ojos reflejan un cierto sentido de amabilidad.

“Si, la he tenido por un largo tiempo”

Dice Belgriff con una sonrisa.

“Cuando llegaste te movías tan naturalmente, apenas me di cuenta. Pero entonces escuché el sonido que hacías al golpear el suelo”

“Haha, supongo que todavía me falta práctica. Pero tuve suerte de conservar mi rodilla. Si no la tuviera, seguramente mis movimientos serían mucho más extraños”

Después de decir eso, Belgriff muestra el movimiento de su rodilla al hombre, quien echa un vistazo en sorpresa.

“Aun así, debiste haber entrenado lo suficiciemente duro para moverte tan fácilmente. Es admirable, bien hecho”

“Gracias, dice Belgriff de alguna forma avergonzado mientras rasca su barbilla. Entonces el hombre le ofrece de la bebida que tiene en su mano.

“Te gustaría un trago? O quizás no te gusta el vino”

“Lo aceptaré, gracias”

Belgriff recibe la bolsa y empieza a beber. El sabor por alguna razón le recuerda sus días de aventurero. Belgriff le devuelve la bolsa al hombre, quien lo mira con una sonrisa y continua la conversación. Aparentemente, el hombre tiene una personalidad habladora.

“Como aventurero, disfruto viajar a varios países. Pero especialmente me gusta conocer fuertes artistas marciales”

“Oh”

“He viajado por todo el norte de Estgarl. He visitado Orphen, Erbren, Asterinos. Antes de llegar a Rodina, hice una parada en el territorio Bordeaux, los aventureros ahí fueron grandiosos. Especialmente una chica llamada Sasha, la más joven de las hermanas Bourdeaux. Ella dejó un recuerdo grabado en mi brazo, su poder casi me hace morder el polvo. Tanto como puedo saber, ella está en el rango AA, pero eventualmente, alcanzará el rango S, solo es cuestión de tiempo”

El hombre despreocupadamente comienza a contar la historia de su encuentro con Sasha. Como era de esperarse ella continua aumentando sus habilidades. Belgriff está escuchando tranquilamente mientras ríe de vez en cuando. El hombre continua bebiendo su vino.

“También escuché algunos rumores en Bordeaux, acerca de un maestro con la espada que vive en Tornela. No parece tener el habito de dejar su pueblo ni tampoco busca fama. Lo llama el “Ogro Rojo” y dicen que su esgrima hace orgullo a ese nombre. Lo conoces?”

Un sudor frio se forma en la frente de Belgriff, pero se las arregla para forzar una sonrisa.

“N-no… no lo conozco…”

“Ya veo… ese “Ogro Rojo” debe ser alguien increíble. Aparentemente, es el maestro de Sasha Bourdeaux y no ha sido capaz de derrotarlo. Y como si no fuera suficiente, es el padre y maestro de la “Valquiria de Cabello Negro”, la heroína que derroto al Lord Demonio. Nunca imagine que una persona tan impresionante viviera tan lejos al norte del Imperio de Rhodesia”

“… E-es asi?”

“Realmente quiero ver a ese espadachín con mis propios ojos, es por eso que estoy viajando a Tornela. He escuchado que ese “Ogro Rojo” tiene cabello rojo y una pierna prostética, justo como tú. Es por eso que hable contigo en primer lugar. Ha ha ha”

“Ha ha… si, es una extraña coincidencia… lo siento, pero tengo que levantarme mañana temprano”

Belgriff dice eso con una sonrisa incomoda y se recuesta con una manta en su espalda.

“Si. Tengo que levantarme temprano también”

Dice el hombre que empieza a roncar inmediatamente.

Belgriff cierra sus ojos con un sentimiento de alivio, viendo que el hombre no solo es amable, si no también alguien un poco indiferente.

Traducido por: NonVoice

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 68564_1000x332.jpg

Anterior | Índice | Siguiente

3 comentarios sobre “Red Ogre Belgriff – Capitulo 19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s