Red Ogre Belgriff – Capitulo 18

-Aunque el esperado festival de primavera ha comenzado-

Aunque el esperado festival de primavera ha comenzado, Belgriff no puede evitar sentirse algo miserable por el dolor que siente en todos los músculos de su cuerpo.

El poder que empuñó Angeline el día anterior forzó a Belgriff a usar toda su habilidad para hacer movimientos de los que no está acostumbrado. Ahora, cada vez que se mueve, sus músculos aúllan de dolor. Pero al menos hay una buena razón para ese sufrimiento. Él ha descubierto que Angeline es mucho más fuerte y capaz de lo que pensaba.

Aunque no está completamente seguro de que su hija este a salvo solo porque lo venció en el encuentro de ayer, el ataque que ella uso en esa ocasión fue demasiado poderoso para ignorar, eso le da algo de paz a la mente de Belgriff.

Sin embargo, poner en riesgo el lazo padre-hija que tenía con Angeline no fue la táctica más inteligente, ya que ahora, ella sigue persiguiéndolo por todas partes. Tanto ahora como entonces infla sus mejillas y lo abraza cada vez que puede. Si el intenta alejarla un poco, sus cejas se contraerían y gruñiría en molestia. Belgriff no tiene más opción que rendirse y suspirar.

“… Angie”

“Qué?”

“Bueno… es un poco incomodo, crees que puedes dejarme ir?”

“No, no todavía”

Al final, Belgriff tuvo que asistir al Festival de Primavera con Angeline montada en su espalda, lo que genera miradas curiosas y las carcajadas de los habitantes.

“Hahaha! Hey, Bell! Ese es un gran bebe el que tienes ahí!”

“Haha, si, un poco… Angie, las personas están viendo, por qué no te bajas?”

“No!”

Dice Angeline firmemente para después aferrarse aún más a Belgriff, el simplemente sonríe extrañamente con una expresión de derrota.

Diferente a los otros festivales, el de Primavera está organizado por y para los habitantes, una de las más grandes celebraciones se realiza en la iglesia. El Padre Maurice ofrece palabras de oración mientras las personas cierran los ojos y juntan sus manos.

Todo el que conoce la dureza de la naturaleza es humilde y devoto. Y las personas de Tornela no son una excepción, pero a diferencia de la Capital y Orphen, muchas personas aún creen en los espíritus de la naturaleza, así que la religión de Vienna y las creencias indígenas se mezclan constantemente.

Todos, incluido Belgriff, ofrecen sus oraciones al Jefe de los Dioses, Vienna, pero también hace ofrendas a los espíritus de la naturaleza.

Después de que las ceremonias terminaran, los aldeanos se dirigen a la plaza del pueblo donde comen, beben, cantan y juegan para complacer a su corazón. Aunque no tan buenos como los bardos que viajan, los artistas del pueblo sacan sus instrumentos y tocan alegremente mientras las chicas jóvenes bailan.

El estofado y las gachas de trigo se cuecen a fuego lento en una gran olla. El Pan dulce es amasado con batatas secas y arándanos de roca. La carne y el pescado son asados en una fogata y se abren barriles de sidra de manzana.

Muchas de las cosas que Angeline trajo desde Orphen también hacían su presencia en estas festividades. Lo aldeanos están encantados con la confitería y el vino caliente que no se puede encontrar en Tornela.

Poco a poco Angeline recupera su actitud normal y Belgriff finalmente puede respirar un suspiro de alivio.

El viejo aventurero se sienta en una de las esquinas de la plaza y mira las actuaciones y danzas mientras bebe algo de sidra de manzana. Angeline se le acerca, pero en vez de abrazarlo, ella solo se sienta a su lado con su propia bebida. Al ver la escena, Anessa y Miriam sonríen alegremente.

“Qué?”

Pregunta Angeline con una expresión de curiosidad.

“Nada… Es solo que ahora se ven como un padre y su hija, no es así, Miri?”

“Si, se llevan bastante bien~”

“Así es, fufufu”

Angeline sonríe y se recuesta de su padre.

El dolor muscular regresa en ese momento y Belgriff frunce el ceño.

“Angie, me duele un poco cuando haces eso”

“Eso no está bien. Tienes que ser más maduro, papá”

“Hmmm…”

Belgriff rasca su barba con una expresión complicada en su rostro.

Hay murmullos por todos lados y las ruidosas pero agradables voces de los cantantes hacen que las risas sean aún más ruidosas. Los hombres jóvenes del pueblo se acercan tímidamente a Anessa y Miriam y les dan ramos de flores de diferentes colores, mientras que las chicas se divierten con ellos un poco.

Angeline y su grupo tendrán que regresar a Orphen pronto. Su presencia es necesaria en ese lugar así que no es posible evitarlo. Al pensar al respecto, Belgriff no puede evitar sentirse un poco solitario, pero también está contento de saber que muchas personas confían y dependen de su hija. No puede dejar que sus sentimientos se metan en el camino.

Sin darse cuenta, Belgriff ha vaciado varias copas de sidra de manzana y los achaques y dolores de su cuerpo han disminuido.

Angeline, quien hasta hace unos minutos estaba molesta, parece estar de mejor humor y observa a la gente del pueblo con una mirada cálida.

En ese momento Hoffman se les acerca.

“Hey, Bell! Quieres un trago?”

“Lo aceptare amablemente. El Festival de Primavera también se ve bien este año”

“Haha, es por el favor de los espíritus y las bendiciones del Jefe de los dioses, Vienna!”

Después de decir eso, Hoffman se siente al lado de Belgriff.

“Haa… quiero hablar contigo respecto al mantenimiento del camino”

“Hm… Qué sucedió?”

Belgriff se inclina hacia adelante y pone su codo sobre su rodilla.

Gracias a la visita de Angeline, Belgriff no ha sido capaz de asistir a las reuniones del pueblo como antes. Cada vez que ve a los otros discutiendo fuertemente, Belgriff no tiene idea de lo que están hablando.

“Los ancianos estaban en contra, pero ayer, finalmente accedieron. Ahora, podemos darle una respuesta al Lord Bordeaux”

Dije Hoffman con una sonrisa mientras toma un sorbo de sidra.

“Eso es bueno. Con eso, Tornela no será dejada atrás por el resto del mundo”

Hoffman ríe fuertemente ante ese comentario y saca una carta de su bolsillo.

“Hablando de eso, Bell. Quiero enviar mi respuesta hacia el Lord Bordeaux… podría pedirte que se la entregues?”

“Yo?”

Belgriff está un poco confundido por la petición, quizás debido a toda esa sidra que ha bebido.

“Es una carta importante. No puedo dársela a cualquiera. Tienes buenas habilidades y, por sobre todo, la confianza de la familia Bordeaux. Espero que aceptes esta pequeña misión y me cuentes todo cuando regreses”

“Si me lo preguntas, este debería ser un trabajo para el jefe del pueblo”

Dice Belgriff con una sonrisa malvada que hacen que las cejas de Hoffman se contraigan un poco.

“También te lo estoy pidiendo porque mencionaste antes que mis modales son extraños”

“Estoy bromeando, estoy bromeando. Entiendo”

Mientras los dos reían y bebían de sus tragos, Angeline quien estaba escuchando la conversación sin decir nada, finalmente se inclina hacia adelante.

“Cuando te iras?”

“Cuando…? Hmmm”

“En mi opinión. Mientras más pronto mejor…”

Al escuchar eso, los ojos de Angelines brillan y abraza el brazo de Belgriff.

“Si es así, podemos irnos juntos cuando regrese a Orphen!”

“Hmm… Si, eso nos ahorrará bastantes problemas”

Ciertamente, si Belgriff se va el mismo día en que Angeline regresa a Orphen, serán capaz de ahorrar en tiempo y dinero al compartir el mismo carruaje. Y así puedes pasar más tiempo juntos. Desde el punto de vista de Angeline, viajar con su padre sería una experiencia inolvidable.

“Está bien. Angie, espero que tú y tus amigas puedan protegerme de cualquier peligro”
Dice Belgriff mientras se acaba el resto de su sidra de manzana de un solo trago.

“Grandioso! Cuando nos vamos?”

“Si es posible, me gustaría partir mañana temprano, pero… Angie, quieres pasar un poco más de tiempo en Tornela?”

“Eso no importa si puedo pasar aún más tiempo contigo, papá. Mañana esta bien!”

Angeline se levanta con alegría y les habla a Anessa y Miriam, quienes todavía están lidiando con los jóvenes del pueblo.

“Mañana volveremos a Orphen! Mi papá nos va acompañar!”

“Qué?! El Sr. Bell también?”

“Wow, el Sr. Bell va a regresar con nosotras~?”

Las dos chicas se acercan a Belgriff con grandes sonrisas en sus caras y sacuden sus manos.

“No exactamente. Tengo otro encargo. Tengo que ir al territorio Bordeaux”

“Oh, ya veo… es una pena…”

“Mmmm… Justo cuando pensé que podríamos ir de aventuras con el Sr. Bell~”

Anessa aprieta su cara con una expresión de desilusión y Miriam infla sus mejillas.

Antes de que se diera cuenta, las chicas se acostumbraron a su presencia. Es una lástima de que no pueda acompañarlas a Orphen. Sin embargo, si realmente van a irse tan rápido, tienen que preparar varias cosas. Así que Belgriff y las chicas regresaron a casa aun cuando el Festival no se había acabado todavía.

El viaje de ida y vuelta hacia Bordeaux le tomará al menos una semana. Durante todo ese tiempo, la casa estará sola, así que tiene que limpiar tanto como pueda. Para prevenir que gente indeseable se meta con sus cosas, Belgriff pone todas sus cosas de valor en una caja fuerte.

Sin embargo, debido a su dolor muscular, no puede moverse tan fácilmente como siempre lo hace, le toma un poco más de tiempo preparar sus cosas.

Mientras arreglan todo para el viaje, el sol se pone en el horizonte y llega la noche en Tornela. El Festival de Primavera va desde bailes y cantos hasta el gran banquete y los aldeanos son separados en pequeños grupos de tres o cinco personas. Como costumbre, el banquete es abundante y los habitantes comen hasta quedar satisfechos, así que será difícil para ellos comer en los días siguientes.

Después de un rato, Belgriff deja la casa para consultar algo con Hoffman. Angeline está de tan buen humor por el viaje que harán juntos, que no lo forzó a llevarla con él. Las tres chicas se sientan en silencio frente a la chimenea y limpian sus cuerpos.

“Ha~… nuestras vacaciones fueron cortas~…”

Murmura Miriam.

“Si. Parece que solo fueron un par de días. Pero la realidad es que hemos estado aquí por dos semanas”

Anessa dice eso con un suspiro.

“No se si podre acostumbrarme al ajetreo y el bullicio de la ciudad después de vivir tan tranquilamente…”

“Si, tienes razón. No puedo creer que fui capaz de entrenar con el Sr. Bell y con Angie~”

“No somos la vanguardia, pero aun así fue de mucha ayuda. Creo…”

“Cierto, cierto~. Puedo sentir definitivamente que nuestro poder se ha incrementado. También te has vuelto mas fuertes después de perder tanto el tiempo, Angie~?

Dice Miriam mientras toca los costados de Angeline con las puntas de sus dedos.

“No es como que no tuve cuidado o algo así. Es solo que mi papá es extraordinario”

“Si sigues diciendo eso, el Sr. Bell se molestará contigo de nuevo”

“Mmm~… Si Angie deja de ser la hija del Sr. Bell, me pregunto si estará de acuerdo con convertirse en mi padre~?”

“Qué dijiste?! No te perdonaré, Miri!”

Grita Angeline mientras salta sobre Miriam.

“Kya~!”

Las dos juegan juntas mientras se ríen fuertemente. Miriam y Angeline ruedan de un lado a otro muy cerca de la chimenea mientras que Anessa, quien tiene una expresión de preocupación en su rostro, trata de detenerlas para que no se lastimen.

La ajetreada vida que tienen en Orphen, subyugando bestias mágicas casi todos los días y la vida que tienen en el pacifico pueblo de Tornela, son muy diferentes. Justo ahora, su grupo de rango S no es diferente a cualquier otro grupo de chicas adolescentes.

Su descanso ha sido emociónate, estimulante y ciertamente divertido, pero es difícil decir que han descansado sus cuerpos. Por el último par de semanas, ellas han estado trabajo todos los días, caminando por las montañas lejos de las multitudes y charlando en frente de la chimenea en la noche. Sin embargo, este estilo de vida gradualmente se convirtió en algo normal para ellas y ahora deben regresar a la ciudad, no pueden evitar sentirse algo nostálgicas.

En ese momento, alguien golpea la puerta, seguramente sea Belgriff quien ha regresado de su charla con Hoffman- Angeline quien hace unos segundos estaba jugando con Miriam, corre hacia la puerta en un parpadeo y la abre.

Una fría brisa entra a través de la puerta amenazado con extinguir el fuego y apagar las velas y las lámparas.

Belgriff se quita su abrigo y lo cuelga en la pared, frunciendo el ceño ante el dolor de sus músculos, también estira su cuello que parece haberse entumecido por el frio.

“Haaa, las noches siguen siendo heladas… Están bien?”

“Estamos bien~”

“Después de acostumbrarnos a este anochecer, no se siente tan frio como la primera vez”

“Me alegra escuchar eso. Pero no es una lastima que tengan que dejar el lugar al que se han acostumbrado?”

Dice Belgriff con una sonrisa. Entonces toma más madera y la coloca en la chimenea.

“Papá… en que momento nos vamos mañana?”

Pregunta Angeline mientras salta en la espalda de Belgriff.

“Nos iremos alrededor del medio día. De otra manera nos dará sueño en el camino. De esta forma también podemos limpiar los cuartes y desayunar”

“Esta bien!”

Angeline entierra su cara en el cabello de Belgriff mientras sonríe. Aparentemente, ella es feliz con solo estar con su padre.

Belgriff sonríe extrañamente, se quita sus zapatos y se sienta cerca de la chimenea. Entonces remueve su pierna prostética con cuidado, la limpiar con una tela y la deja a un lado.

De repente, todos en la casa están en silencio.

El viento afuera sopla fuertemente y hace temblar la puerta. Con la madera que Belgriff tiró a la chimenea, el fuego se aviva y baila de lado a lado. En esa quietud, incluso el sonido más suave podría escucharse.

Miriam se balancea de lado a lado con una mirada somnolienta y despreocupada, Angeline que sigue abrazando la espalda de Belgriff, empieza a cerrar sus ojos.

Con un chasquido un trozo de carbón quemado sale volando de la chimenea. Belgriff rápidamente lo agarra con sus manos desnudas y lo arroja de vuelta al fuego.

“Wow, no estaba caliente?”

Pregunta Anessa mientras ve las acciones de Belgriff.

“Hmm? El carbón? Cuando pasas muchos años empuñando una espada, la piel de tus manos de endurece. Si tuviera que sostenerlo por un rato si me habría quemado la mano, pero si es solo por un momento, entonces no hay problema”

Después de decir eso, Belgriff le muestra a Anessa su palma.

Ciertamente, su piel luce gruesa y dura.

Anessa extiende su mano involuntariamente pero inmediatamente se detiene con una expresión de sorpresa.

“Hmm… Esta bien si toco su mano?”

“Si, no hay problema”

Cuando la chica toca la mano del viejo aventurero, tiene una sensación indescriptible. Las manos de Belgriff tiene callos tan duro que se asemejan a pequeñas piedras y la piel es tan dura que incluso un cuchillo sería incapaz de cortarla. Sin embargo, no es una sensación desagradable. De alguna manera, esas marcas, callos y cicatrices son la evidencia de todo lo que ha vivido Belgriff.

“Es increíble. También haré mi mejor esfuerzo para lograrlo”

Dice Anessa, algo avergonzada por su propia juventud.

“Esto es solo la evidencia de mi falta de talento. No era capaz de crecer de otra forma”

Belgriff sonríe, entonces agarra una copa cerca de la chimenea y vierte algo de agua caliente.

“Bueno, ha pasado un tiempo desde la última vez que deje Tornela… Espero que puedan cuidar bien de este viejo, Señorita Aventurera”

Belgriff bromea y bebe el agua. Anessa sonríe tiernamente.

Angeline cabecea, pero se las arregla para abrir sus ojos un poco para acurrucarse en la espalda de Belgriff.

“Tengo sueño…”

“Si, deberíamos dormir también ya que mañana vamos a estar ocupados… de hecho, creo que la Señorita Miri ya está dormida”

“Oh, esta chica… sinceramente…”

Anessa no se había dado cuenta, pero Miriam ya estaba acostada en su cama, durmiendo.

Belgriff se levanta con cuidado y lleva a Angeline a su cama, entonces apaga las lámparas y velas. Solo la luz de la chimenea es la que se mantiene, el techo de la casa está completamente cubierto por sombras.

Belgriff entonces va hacia su cama y se acuesta.

Anessa también parece cansada, momentos después de acostarse, su respiración se relaja y cae dormida.

Belgriff lentamente cierra sus ojos. Puede escuchar la respiración de Angeline en la cama de al lado, y cada tanto tiempo, los chasquidos de la madera en la chimenea.

Nunca se imaginó el tener que dejar Tornela, pero por alguna razón, lo encontraba interesante. El también está feliz de pasar más tiempo con su hija. Después de todo, la casa está muy tranquila cuando Angeline está en Orphen. No esta avergonzado de decir que quiere pasar más tiempo con su niña pequeña.

Sin embargo, también se siente ansioso, ya que, sin él, Tornela no tiene más personas que puedan lidiar con bestias mágicas. Pero cuando le mencionó eso a Hoffman, se rio.

Hoffman le aseguró que alguno de los chicos a los que les ha estado enseñando esgrima tienen las habilidades necesarias para el trabajo. Además, no es como si Tornela fuera a desaparecer solo porque Belgriff sale por un par de días.

Belgriff sabe que Hoffman tiene razón y no puede evitar sentirse avergonzado por su ansiedad y sobrerreacción.

De cualquier forma, por ahora, él debe descansar.

Sin embargo, no puede dormirse fácilmente, quizás un malestar causado por su edad. Afortunadamente, ahora que no se está moviendo demasiado, los dolores musculares no lo molestan tanto. La pelea del día anterior realmente le exigió demasiado.

Cuando Belgriff decidió seguir contando ovejas, escucha la voz de Angeline.

“Papá… estas despierto?”

“Si, estoy despierto”

Responde Belgriff con sus ojos cerrados.

“Fufufu… Aun cuando hace poco estaba con sueño, no puedo dormir ahora”

“Si, es lo mismo conmigo”

“Yo, bueno… no te gustaría vivir con nosotras en Orphen? Hago bastante dinero y si rentamos una gran casa podríamos vivir todos juntos…”

Belgriff permanece en silencio y cierra sus ojos por un momento, pero finalmente estira su brazo y acaricia la cabeza de Angeline.

“Eso suena fantástico”

“Si…?”

Angeline está muy emocionada por la respuesta. Sin embargo, Belgriff continúa hablando.

“Pero si hago eso, no seré capaz de volver a Tornela nunca más”

“Bueno… eso…”

“Este es mi pueblo natal… No, este es nuestro pueblo natal, Angie… Tu oferta realmente me hace feliz, pero quiero continuar protegiendo el lugar al que puedas regresar y llamar tu hogar. Si no me equivoco, a ti también te gusta Tornela, cierto Angie?”

“Si, me gusta”

Dice Angeline con cierta decepción.

“Esta bien. Pero vamos a quedarnos juntos hasta que lleguemos al territorio Bordeaux!”

“Seguro, seguro. Así que hay que dormir ahora”

“Si. Buenas noches, papá”

“Buenas noches, Angie”

La noche en Tornela permanece serena y en silencio…

Traducido por: NonVoice

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 68564_1000x332.jpg

Anterior | Índice | Siguiente

2 comentarios sobre “Red Ogre Belgriff – Capitulo 18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s