Red Ogre Belgriff – Capitulo 25

-Está dentro de una de las habitaciones del segundo piso…-

Está dentro de una de las habitaciones del segundo piso, donde cierto Conde Malta se perdió en sus pensamientos. Debido a los daños que la mansión Bordeaux sufrió por las bestias mágicas, el hombre se vio obligado a residir en este miserable lugar. No solo fueron los principales clientes de esta posada los aventureros, comerciantes y viajeros; el maldito lugar era la guarida de un cerdo en términos de estándar.

Su residencia actual tiene solo una cama, una mesa y un par de sillas. No hay adornos, ni muebles decorativos; ni siquiera un simple soporte de cama. Sin mencionar el crujido excesivo de los malditos pisos por solo caminar! Un hoyo infernal como este no era apropiado para alguien del prestigio de Malta.

El conde Malta ruge, agarrando la mesa frente a él y volteándola. Las botellas vacías se estrellan contra el piso de madera. Se gira para señalar a Charlotte que todavía está sentada en su silla.

“Por qué Helvetica sigue viva?”

Grita. Sus manos tiemblan de furia, sus mejillas humeantes por el calor. 

“Tenías un trabajo! Solo uno! Y eso fue asegurarse de que la perra estuviera muerta!”

Charlotte gruñe. Ella se cruza de brazos a la defensiva. 

“No comiences a gritarme! Cómo se suponía que debía saber que había aventureros en la mansión?!”

“M-Maldita sea-“

Byaku observa tranquilamente la discusión entre los dos desde el otro lado de la habitación. Apoyado contra una pared, bosteza, metiendo una mano en el bolsillo.

“Cállate Malta”

Dice el chico, su tono aburrido y sin emociones. 

“O planeas gritar tu plan al mundo entero?”

“C-cómo te atreves!”

Malta se enfureció. Se precipita por la habitación y le señala con el dedo. 

“No olvides tu lugar chico! Ambos trabajan para mí! Exijo que ambos muestren un poco de respeto!”

“’No olvidarme de mi lugar, verdad?”

Byaku pregunta con curiosidad, colocando su mano sobre el hombro del Conde. Los fríos y calculadores ojos carmesí del niño penetran en los de Malta. 

“Es así como los nobles hablan con sus socios comerciales?”

Malta se congela por lo que se sintió como una eternidad. Un escalofrío le recorre la espalda. Gruñendo, ignora la sensación, apartando la mano de Byaku. Después de todo, estaba tratando con un niño.

“Bah! De qué sirve estar aliado con Salomón? Todos y cada uno de ustedes son inútiles!”

Ante sus palabras, la cara de Charlotte se tornó tormentosa. Se necesita de toda su voluntad para quedarse quieta y permanecer en silencio. El conde Malta comienza a caminar de un lado a otro.

“Sasha es incompetente cuando se trata de política. Selen es inteligente y tiene potencial, pero ahora mismo es demasiado ingenua. Ninguna de ellas puede reemplazar a Helvetica. Solo necesitaba morir…”

Hubiera sido muy simple. La ciudad en desorden, invadida y al borde de ser destruida. Malta salvaría a todos y sería bienvenido como un héroe. Con la pobre Helvetica desafortunadamente asesinada por las bestias mágicas, la ciudad buscaría su guía. Después de eso, con benevolencia le daría algo de poder a sus aliados, y finalmente, el territorio de Bordeaux sería suyo. Y si fuera necesario:

Selen y Sasha podrían ser atendidas después.

Deshacerse de los enemigos políticos era la norma entre los nobles de la Capital. Si alguien con poder usaba el pretexto de querer encarcelar o censurar a otra persona… bueno, los accidentes estaban destinados a suceder.

Pero todos sus esfuerzos fueron en vano. Los nobles que apoyan a Malta no pueden hacer sus movimientos si Helvetica permanece en el poder. En el peor de los casos, después de que las noticias salgan de su supervivencia, existe la posibilidad de que sus aliados se vuelvan contra él y se alíen con la casa Bordeaux.

El conde Malta maldice en voz alta.

“Maldita sea todo! Esto no puede estar pasando! No a mí! Son incompetentes, todos ustedes!”

Byaku levanta una ceja inquisitiva. 

“Le recomendamos que espere pacientemente. Sin esos aventureros de rango S, nuestro plan habría tenido éxito. Entonces, puedo preguntar quién es nuevamente  el incompetente?”

La cara del conde se pone tan roja que parece que va a explotar. Lucha por recuperar el aliento, su boca se abre y se cierra como un pez fuera del agua. Gruñendo, el conde toma una botella de vino por la puerta y la traga. Gotas del líquido rojo escapan de la esquina de sus labios y caen por su cuello.

El hecho de que no tengan más remedio que cooperar con un hombre tan despreciable hace que Byaku se enfurezca.

“Todavía no se ha acabado”

Dice Charlotte, todos volviéndose para mirarla. La miran como si le creciera otra cabeza, a lo que la niña solo suspira. 

“Todo saldrá bien si matamos a Helvetica, no?”

Malta hace una pausa. Se limpia la boca con el dorso de la mano.

“Eso es… verdad”

Le toma un tiempo hacer clic, pero eventualmente, ve lo que la niña está insinuando. Él deja la botella, una sonrisa lentamente cobra vida en su rostro.

“No sería una lástima que Lady Helvetica sea atacada nuevamente esta noche”

Sus ojos brillan. Una sonrisa loca amenaza con partirle la cara.

Byaku mira a Malta con una expresión fría. El niño estaba disgustado por la avaricia absoluta del hombre. Mucho menos su falta de capacidad para saber cuándo tiene la culpa. El niño deja a Malta con sus divagaciones locas, dejando la habitación en silencio. Charlotte hace lo mismo.

Afuera, la posada es animada y ruidosa. Los aventureros celebran en la taberna del primer piso.

“Te diré qué. Esas chicas inofensivas? Realmente viven de acuerdo con su reputación como Rango S!”

Un coro de aplausos y acuerdos vuelan por el aire. 

“Maldita sea, tienes toda la razón! Así que beban mientras puedan muchachos… oh, y damas, no puedo olvidarme de ellas ahora, o-  Oi! ¡Deja de tirarme tenedores! Estoy haciendo un discurso aquí!”

“Baja del escenario, idiota borracho!”

Un coro de risas estalla.

Charlotte parece deprimida mientras escuchaba desde la sombra de las escaleras. 

“… Deberían estar hablando del milagro de Salomón”

Byaku se detiene. Se da vuelta para mirar a la chica. 

“Es inútil preocuparse por eso. Estas personas tienen sus propios milagros y doctrinas”

 “Te refieres a la Doctrina de Viena? Hmm… Eso es estúpido”

Charlotte rechina los dientes molesta. Ella recuerda claramente la cara de Helvética, a pesar de tener solo una breve mirada. Quién podría olvidar la atención que le recibió cuando apareció?

“Yo. Odio. A todos ellos”

La niña gruñe. Charlotte mira a Byaku, sus ojos reflejan su voluntad. 

“Necesitamos crear una escena. Te dejaré el asesinato de Helvetica, Byaku.

Byaku cierra los ojos sin decir nada.

 * * *

La escena es casi insoportable. Los cadáveres de los muertos vivientes, el fuerte olor a putrefacción y el hecho de que los cadáveres eran originalmente humanos no ayudan mucho al limpiar la mansión.

Sin embargo, los sirvientes y guardias de Bordeaux eran personas resistentes y buenas.

Limpiaron los restos de los muertos vivientes, reunieron los cuerpos de los guardias caídos en un lugar adecuado y les dedicaron algunas oraciones. Hacen todo esto en silencio, en el lapso de una noche.

Ya era muy tarde.

Helvetica y algunos otros están discutiendo algunos problemas en otra sala.

Angeline está profundamente dormida. En el momento en que su cuerpo golpea la cama, la habitación se llena de ronquidos.

Anessa y Miriam trajeron un par de sillas a la habitación para vigilar el descanso de su compañera. Pero la noche tardía y los eventos agotadores del día pronto alcanzan a las chicas, ya que pronto se encontraron en la tierra de los sueños.

Belgriff logró recuperarse en la misma habitación. Él deja escapar un suspiro de alivio. Todo su cuerpo está adolorido, sus articulaciones crujen y los músculos prácticamente le gritan que descanse. Aunque era una situación inevitable, podría haberse esforzado demasiado.

Si decidiera acostarse en la cama, está seguro de que su cuerpo se negaría a volver a levantarse. Por eso también tiene miedo de quedarse dormido. Teme que si lo hace, no se despierte de nuevo.

Belgriff en cambio opta por sentarse junto a la ventana, mirando hacia la noche pacífica. La luna era hermosa en el cielo, una sonrisa gentil adorna los labios del viejo aventurero.

Entonces alguien llama a la puerta. El hechizo se rompe para Belgriff, mientras su cabeza se gira bruscamente hacia la puerta del dormitorio. 

“Adelante”

La puerta se abre y Ashcroft asoma la cabeza.

“Ah… lamento molestarlo, Sr. Belgriff”

Rápidamente entra, cerrando la puerta en silencio. Ashcroft mira a las chicas dormidas en la cama.

“Cómo está la condición de Angeline… ?”

“Ella solo está dormida. Se recuperará completamente después de una buena noche de descanso”

“Me alegra escuchar eso… todos ustedes lucharon para mantener el territorio Bordeaux a salvo. No puedo agradecerles lo suficiente”

“Nos estás dando demasiado crédito. Los aventureros de la ciudad también lucharon bien”

“No, señor Belgriff, no lo entiendes. Si no hubieran regresado a la mansión. La señorita Helvetica, la señorita Selen, todos… nosotros estaríamos…”

Ashcroft no puede decirlo. El simple pensamiento lo asusta. Belgriff se da cuenta de esto y coloca una mano suave sobre sus hombros. 

“Está bien. Me alegré de ayudar”

Los ojos del mayordomo se abren ampliamente. Contempló la expresión pacífica del hombre mayor, y una leve sonrisa adorna sus labios.

“C-cierto”

Ashcroft asiente. Saca una pequeña botella y se la ofrece a Belgriff. 

“Esta… esta es mi forma de decir gracias”

“Huh?”

“Este es un elixir de los Elfos. No hay mucho, pero funciona muy bien en fatiga y heridas. Es incluso mejor que las pociones curativas de la Capital”

Los elixires élficos no eran solo raros de encontrar en todas partes. El precio era casi inimaginable. Apenas unos pocos aventureros de alto rango y nobles saben de su existencia, y mucho menos han visto uno.

Ashcroft había guardado este elixir para un momento de gran crisis.

Sabiendo el peso que llevaba el objeto, Belgriff sacude la cabeza y cierra la mano de Ashcroft.

“Algo como esto es demasiado costoso… mis heridas sanarán con un poco de descanso. Guárdelo para una emergencia”

“No puedo. Me gustaría que lo tuvieras. No creo que sea suficiente para agradecerte por todo lo que has hecho. Pero es la forma más sincera en que puedo agradecerte”

Belgriff se detiene y piensa. Este artículo era demasiado para él, y mucho más siendo un regalo de agradecimiento. Pero con Ashcroft siendo tan sincero, le estaría escupiendo en la cara si no aceptaba su regalo.

“Con que es así…”

Dice Belgriff mientras se rasca la mejilla. 

“Gracias, señor Ashcroft. Tendré el honor de aceptar tu regalo”

La expresión de Ashcroft se relaja y deja escapar el aliento que no se había dado cuenta que estaba conteniendo. Había temido que el viejo aventurero rechazara su regalo. Una sonrisa de alivio aparece en la cara del mayordomo. Luego, baja la cabeza y sale de la habitación.

El cuarto está tranquilo. Anessa y Miriam están completamente dormidas en la cama. Angeline continúa roncando ruidosamente.

Belgriff agarra la botella y mira el líquido que contiene. Se ve bastante grueso y con la botella azul, era bastante difícil ver su color. Abre la tapa y huele el contenido. El viejo aventurero esperaba que el líquido tuviera un fuerte olor a medicina, pero se siente aliviado al encontrarlo refrescante y algo nostálgico. Su aroma era como el agradable olor del bosque, y solo por el olor, Belgriff ya siente que su fatiga se desvanece.

En ese momento, Angeline comienza a murmurar mientras duerme. Curioso, Belgriff se acerca a la cama. Angeline se da vuelta y gira, su rostro se distorsiona… como si tuviera dolor.

Belgriff extiende lentamente su mano y la apoya en la frente de Angeline.

Sin fiebre.

Como un hechizo, la expresión de Angeline se relaja con su toque. Belgriff mira el elixir en su mano.

“Esto es algo precioso… pero…”

Belgriff sacude su cabeza. Suavemente inclina la botella y deja caer una gota del elixir en la boca de Angeline.

Sus cejas se fruncen, y un gemido se escapa. Belgriff se pregunta si el elixir tiene un sabor amargo, pero el efecto es inmediato. La tez de su hija mejora visiblemente y su expresión se relaja por completo. Pronto se entierra en las colchas, como un capullo.

“El efecto es increíble. Gracias Sir Ashcroft”

Belgriff sonríe, revolviendo juguetonamente el cabello de Angeline.

“… Yo tampoco quiero estar en cama”

Belgriff deja caer una gota de elixir en el dorso de su mano. El líquido es de color ámbar y su viscosidad es similar a la miel, pero es más suave que eso. El viejo aventurero lleva el dorso de la mano a la boca y lame la gota. Al contrario de lo que imaginaba, el sabor es insípido. Pero el delicado aroma de la hierba llega a su nariz.

Inmediatamente siente que el dolor y la pesadez de su cuerpo desaparecen. Es como si el elixir viajara por su cuerpo con cada latido de su corazón. El calor vuelve a sus manos y pies que hasta ese momento habían estado muy fríos.

Un suspiro de alivio escapa de los labios del aventurero retirado. 

“Ahhh… eso se siente genial…”

Belgriff coloca la botella sobre la mesa, se apoya completamente en la silla y cierra los ojos. Es como si el cansancio hubiera esperado hasta este momento. Sin embargo, en un rincón de su mente, hay algo que aún no se ha calmado. En este estado de semi-conciencia, Belgriff se desliza en el mundo de los sueños.

 Es increíblemente cómodo.

 * * *

 Sasha se mueve por la casa sin hacer ruido. Se pone su capa marrón y se sujeta a su amada espada con fuerza por la cintura. Las órdenes explícitas de su hermana todavía estaban claras y enfocadas en su cabeza.

Mantén un ojo sobre el conde Malta.

Se dice que el conde está en el segundo piso de una posada común. No hay forma de que el hombre se dignara a participar en la guardia nocturna.

Sasha no tiene intención de perdonar al hombre rapaz. El que odia a la familia Bordeaux y desprecia a la gente común.

Comprueba dos veces que su vaina estaba apretada y deja escapar un suspiro cansado. Sus dedos se ciernen alrededor de la empuñadura de su espada.

Sé que no debería matarlo. Pero probablemente podría irse con la rotura de un brazo o dos… o tal vez tres, verdad?

Piensa Sasha para sí misma. Hace una pausa e inclina la cabeza. 

“Espera… Él no tiene tres brazos!”

Lost: quiere romperle el sin hueso :v

Ella resopla y se ríe en voz baja para sí misma. Recordando que estaba sola, se sonroja y se aclara la garganta antes de salir de la habitación.

La mansión de Bordeaux está a poca distancia de la ciudad. La casa en sí es un edificio digno de un noble, pero sus alrededores se parecen a la tierra de los granjeros trabajadores.

Con una lámpara en una mano, Sasha llega al granero en las afueras del jardín. Ella se dirige a su caballo, acariciándolo suavemente. Empuja su cabeza contra la de ella y Sasha se ríe. No le toma mucho tiempo ponerle la silla de montar, asegurándola firmemente.

“Hyah”

Galopa el caballo hacia la noche, iluminando su camino con su linterna.

Sobre Sasha, una nube se cierne, cubriendo lentamente la luna y las estrellas. Sasha cabalga rápidamente, sintiendo una sensación de hundimiento en el estómago de que algo andaba mal. Estaba a medio camino en su viaje, ella se cruza con dos personas.

Sasha reina en su caballo de inmediato. 

“Detente!”

Con su linterna afuera, Sasha apunta a las dos personas, iluminándolas.

“Mi nombre es Sasha Bordeaux. Diga su… oh! Perdóname. Tú eres quien venció a esas criaturas oscuras antes, verdad?”

Cortesías de Charlotte, dejando escapar una adorable sonrisa. 

“Es un honor ser recordado por alguien como usted, mi Lady”

Sasha sonríe y le saluda. 

“No puedo olvidar a la persona que nos ha ayudado tanto. Si puedo preguntar, qué haces aquí tan tarde?”

“Pensé que debería visitar a Lady Helvetica. Escuché que la mansión iba a ser atacada, y eso me preocupó bastante. Me apresuré a venir a pesar de que era muy tarde”

Dice Charlotte inocentemente.

Sasha hace una pausa. Ella mira al compañero de la niña, un niño de aproximadamente la misma edad que Charlotte. Estaba mayormente oculto con su capa, pero mantuvo la cabeza baja y fuera de la luz.

“Ya veo”

Dice Sasha. 

“Bueno, parece haber un error. Acabo de salir de la mansión y puedo asegurarle que no habrá ataques esta noche, señorita… Charlotte, no?”

 “Sip”

 “Correcto… señorita Charlotte… Así que lamento haber desperdiciado su noche así, pero puede regresar a la ciudad ahora. Estoy de camino y puedo acompañarte si lo deseas”

“Lo siento Lady Sasha, no puedo hacer eso”

Charlotte sacude la cabeza. 

“Todavía existe la posibilidad de un ataque, así que debo ver a Lady Helvetica”

Los ojos de Sasha se estrechan. 

Por qué la niña era tan terca? Ahora que lo pienso, es cierto que ella fue la que mató a las bestias mágicas. Pero también es un poco inusual que esté trabajando para el Conde Malta. Sasha se desliza de su caballo sin romper su actitud amistosa.

“Es una oferta bienvenida. Sin embargo, nuestra gente todavía está muy ocupada y no hemos terminado de limpiar la mansión. No estamos en condiciones de dar la bienvenida a nuevos invitados”

 “No te preocupes. Soy una viajera, así que no me importa un poco de suciedad”

Sasha hace una pausa. 

“Lo siento, pero el prestigio de nuestra familia también está en juego… Además, no es mucho antes del amanecer y ha sido una noche muy larga y agotadora para todos. Espero que entiendas”

Sonriendo, los dedos de Sasha se deslizan inconscientemente hacia la empuñadura de su espada.

Quizás esta chica era aún más peligrosa que el conde Malta. La actitud y las palabras de la niña son delicadas y elegantes. Pero era demasiado mantecoso.

Puede que Sasha no sea tan inteligente o educada como Selen y Helvetica, pero tiene la intuición que ha cultivado durante años como aventurera. Ella ha visto su propia cuota de tontos que creen que unas pocas palabras floridas podrían conseguirles lo que quieran.

“En realidad, señorita Charlotte”

Dice Sasha, sacando su espada. 

“Pido disculpas, pero me gustaría que tanto usted como su acompañante vengan con…”

Pero en el momento en que Sasha saca su espada, un escalofrío le recorre la espalda.

Los instintos de Sasha le gritan que se mueva. Ella rueda hacia un lado justo cuando se escucha una fuerte explosión. El suelo donde estaba hace solo un segundo estaba destrozado y roto.

El caballo de Sasha entra en pánico, se da vuelta y huye a toda velocidad.

“Byaku!”

Grita Charlotte. 

“Eso no era parte del plan!”

“Ella no estaba cayendo por eso”

Dice Byaku simplemente, bajando su dedo. 

“La mataré rápidamente. Solo manténgase alejado de esto y estaremos en camino en poco tiempo”

El capuchón de su cabeza está echado hacia atrás y el cabello del niño parecido a un cuervo negro está a la vista de todo el mundo. La mirada del chico cae sobre Sasha, sus intimidantes ojos rojos la mantienen quieta.

“Te pido que te retires o me veré obligada a tomar represalias!”

Sasha exige, preparando su espada.

Ve que Byaku le señala con el dedo y se zambulle una vez más. El lugar donde estaba una vez más se hizo añicos. Ella patina, rodando con gracia sobre sus pies.

“Maldición. Hazlo a tu manera”

Esta no era una situación favorable para Sasha. Ella ha visto el poder de Charlotte, y ahora ni siquiera puede ver la magia de este chico. Eso solo dejaba una opción para posiblemente inclinar la balanza…

Sasha arroja la linterna en su mano. Byaku simplemente levanta su mano y una fuerza invisible la aparta. El objeto se rompe en el suelo, y los alrededores se vuelven inmediatamente a la oscuridad.

Un aliento brumoso se escapa de los labios de Sasha, su pecho subiendo y bajando a toda marcha. Su corazón late cuando escanea su entorno oscuro. La espadachín cierra los ojos y respira profundamente. Ella se entrega a sus otros sentidos, confiando en que la guiarán después de años de perfeccionamiento y experiencia.

Al principio, solo puede oír el viento acariciando los árboles, el silencio absoluto de la noche. Pero luego lo oye. Dos pares de pasos apenas hacen ruido contra el suelo; uno extremadamente nervioso y arrastrando los pies, el otro caminando con confianza.

Sasha siente que se acerca la intensa aura mágica. Ella comienza a sudar frío, recogiendo tranquilamente su agarre de su espada. Se lame el labio y espera pacientemente. Su primer golpe no puede ser apresurado. Decidirá su próximo golpe, el siguiente, y así sucesivamente, decidiendo finalmente la pelea.

Ella levanta su espada mientras la presencia se acerca. Su cuerpo pica por arremeter.

“Ahora!”

Ella patea el suelo, lanzándose hacia adelante con un golpe mortal. Su espada vuela de verdad, pero en el último momento, algo repele su ataque. A pesar de no poder verlo, Sasha sabe que es una bala mágica. La desviación había causado un espejismo ondulante; Los signos reveladores del hechizo.

Sus ojos se entrecerraron, comenzando a adaptarse finalmente a la noche. Sasha balancea su espada una vez más, una vez más sintiendo que está siendo detenida. Ella continúa hacia adelante sin descanso, manteniendo a su oponente en la defensa. Ella no puede dejar que el chico se ponga a la ofensiva sin saber cuáles son sus capacidades. No puede permitirse el lujo de distraerse ni por un segundo, o morirá.

La próxima vez que Sasha es bloqueada por el niño, ella es enviada tambaleándose hacia atrás por la fuerza. Cayendo de rodillas, se agacha para recuperar el aliento. Ella mantiene la cabeza gacha, con la espada suelta para que el niño la vea.

Para Byaku, su guardia estaba baja.

“Solo un paso más… más cerca”

Sasha sonríe triunfante, agarrando un puñado de tierra y tirándola a la cara del niño, cegándolo. Byaku murmura una maldición inaudible.

Lost: inaudible, inefable, amorfo, veamos si esta referencia es de tu calibre :v

 Sasha aprovecha esta oportunidad para abalanzarse hacia delante. Con todas sus fuerzas, ella terminará esta pelea en un golpe limpio.

“Te tengo ahora!”

Piensa Sasha triunfante.

Pero la espada se detiene en el aire antes de llegar al cuerpo de Byaku. Un patrón geométrico dorado estalla en vida, protegiendo al niño.

Los ojos de Sasha se abren.

“Qué—”

“Crees que voy a caer en un pequeño truco como ese?”

Byaku gruñe.

De repente, Sasha es arrojada a un lado como una muñeca de trapo. El golpe inesperado es tan fuerte que envía a Sasha a toda velocidad. Se estrella fuertemente contra el suelo, derrapando unos metros.

“Argh!”

Grita de dolor, suena una grieta sólida.

Un dolor agudo grita desde su brazo izquierdo. Sasha lo mira y lo ve doblado en una dirección antinatural. Se niega a moverse. Gimiendo, rueda cuidadosamente sobre su espalda, respirando hondo. Cerca de ella, Sasha escucha un conjunto de pasos caminando hacia ella.

“Tengo que levantarme!”

Su mente grita.

Aunque su mente comprende lo que tiene que hacer, su cuerpo no responde.

Byaku aparece por encima de ella y pisa el pie con fuerza sobre el brazo derecho de Sasha. La joven mujer grita. Y suelta su espada. En la oscuridad, Sasha puede sentir que el niño señala con su dedo hacia su cabeza.

“¿Es este realmente el final?”

Sasha piensa, apretando los dientes. 

“Qué desastre desafortunado hice… Le he fallado maestro… Lo siento mi querida Selen… Helvética”

“Adiós, señorita Sasha”

Sasha cierra los ojos… y una lluvia de balas mágicas brota de la oscuridad.

Los ojos de Byaku se ensanchan cuando levanta ambas manos para dispersar y desviar el ataque que se aproxima.

Sasha aprovecha esta oportunidad para ponerse de pie y salir corriendo. Al verla tratando de huir, Byaku lanza un ataque mágico en dirección a Sasha, pero ella con las justas logra agacharse, rompiendo la línea de árboles detrás de ella.

Otra ráfaga de balas mágicas hace que Byaku maldiga y se concentre en defender una vez más.

“Señorita Sasha!”

Sasha ve a Ashcroft y Elmore venir corriendo junto con un grupo de soldados con linternas en sus manos.

“Ash… Elmore, por qué estás—”

De repente siente que sus piernas ceden, y Ashcroft la agarra suavemente en sus brazos.

“Tu caballo regresó a la mansión sin ti. Supuse que algo estaba pasadon”

Explica rápidamente el mayordomo. Se vuelve hacia los soldados. 

“Ustedes tres! Lleven a la señoria Sasha de regreso a la mansión lo más rápido posible, necesita atención médica!”

Ver a su señora herida luchar por ponerse de pie hizo que Ashcroft sintiera una profunda ira hirviendo surgir desde dentro. Nunca antes había visto a Sasha en tal estado. Una mirada tormentosa se vuelve para mirar a Byaku, quien sin emoción está igualando su mirada.

“Tú … No creas que te saldrás con la tuya!”

Ashcroft arranca del suelo, cargando hacia adelante.

Byaku se aleja del ataque, pero entra en pánico cuando la espada vuelve un par de veces más a velocidades más rápidas. El niño gruñe.

“Tu presencia no es deseada, mayordomo”

El niño desvía las manos hacia adelante. Ashcroft no sabe qué lo golpeó, pero siente un fuerte golpe en el estómago que lo hace deslizarse hacia atrás. Se las arregla para mantenerse en pie, pero una tos de sangre se le escapa de los labios. Sorprendido, continúa tosiendo en su manga, sus costillas gimen.

“Definitivamente una costilla rota o dos”

Maldice Ashcroft. 

“Maestro del gremio tenga cuidado, es más peligroso de lo que parece”

“Ya veo… pero qué peculiar. Nunca he visto este tipo de magia antes…”

Elmore dice con una expresión perpleja.

Al ver al viejo Maestro del Gremio perdido en sus pensamientos, Byaku carga. Elmore rápidamente le señala con el dedo y envía una ráfaga de balas mágicas, pero el patrón geométrico translúcido dorado aparece una vez más.

Byaku salta en el aire, levantando su puño sobre Elmore. 

“Si todo lo que vas a hacer es trucos baratos, viejo, puedes morir!”

El maestro del gremio levanta una ceja inquisitiva. 

“La vejez puede estar alcanzándome… pero soy mucho más que trucos baratos”

Elmore levanta su mano hacia el cielo, instantáneamente un intrincado patrón azul cobra vida. El puño de Byaku choca con él, y una onda expansiva estalla, sacudiendo la tierra. La barrera sigue siendo fuerte.

Byaku salta hacia atrás. Pero Elmore no le da tiempo para descansar, envía otra descarga de balas mágicas. El niño los aparta a un lado y ataca de nuevo. El viejo Maestro del Gremio levanta ambas manos hacia el cielo, una bola de magia azul cobra vida dentro de sus dedos.

Se lo arroja al niño causando una explosión masiva. Todos son rechazados por la fuerza, los árboles circundantes se sacuden de su poder. El suelo se rasga, arrojando nubes de polvo al aire.

Satisfecho con su trabajo, Elmore se da vuelta. 

“Muy bien, ha sido una larga noche. Traigamos a Lady Sasha de regre…”

“Elmore!”

Grita Ashcroft.

El Maestro del gremio gira rápido e instantáneamente crea el hechizo azul de defensa, apenas bloqueando el puño de Byaku una vez más. Otra onda de choque brota de la fuerza del golpe, pero una vez más el hechizo se mantiene fuerte.

Un brillo maníaco está en los ojos del niño. Pero lo que es más, su cabello negro normal se ha vuelto blanco ceniciento.

“Joven”

Afirma Elmore. 

“Te aconsejo que te retires”

Byaku ignora la advertencia del Maestro del gremio y continúa atacando sin descanso. Golpe tras golpe, cada uno aumentando con fuerza y ​​potencia.

Todos miran mientras Elmore pronto se ve obligado a dar un paso atrás. Luego otro. El viejo maestro del gremio comienza a sudar frío cuando se ve obligado a arrodillarse, su barrera rompiéndose.

Con un golpe final, el hechizo defensivo se rompe. Elmore es golpeado y enviado volando, a toda velocidad hacia Ashcroft, enviando a ambos hombres a volar de regreso. Ambos colapsan, ya no se mueven.

Sasha, Ashcroft y Elmore son bien conocidos por sus habilidades y su destreza sin igual en todo el territorio Bordeaux. Es por esta razón que los soldados comienzan a entrar en pánico cuando los ven derrotados por un solo enemigo.

Byaku dirige su alegría maníaca a los soldados. Sus ojos rojos reflejan una llama enloquecida.

“Y así queda el forraje. No puedo tenerlos escapando de mí ahora, verdad?”

Dice el niño paseando casualmente hacia los soldados. De repente titubea ligeramente, sacudiendo la cabeza, tratando de mantener su expresión normal sin emociones

“No… N-no puedo… no debo… … dejar que… salga… más!”

Con un grito, su cabello lentamente comienza a volver a su color negro original. La sonrisa enloquecida ha desaparecido y vuelve a su expresión fría y sin emociones. Sin embargo, los fríos ojos rojos como la sangre de Byaku continúan persiguiendo a los soldados.

Los soldados están legítimamente asustados. Pero todavía levantan sus armas con la intención de defender a Sasha, listos para arriesgar sus vidas por ella.

“Idiotas! No se queden ahí! Corran!”

Grita Sasha con lo último de su fuerza.

Ella solo puede mirar con impotencia mientras Byaku extiende su dedo hacia ella. El paisaje se distorsiona como un espejismo y una enorme masa de energía mágica, mucho más grande que cualquier otra, se precipita hacia ella.

Sasha baja la mirada, resignada y asustada. Sin embargo, el impacto nunca llega. Aterrorizada, Sasha levanta su mirada lentamente y frente a ella, ve…

Una espada familiar.

Angeline había llegado.

Traducido por: Lost

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 68564_1000x332.jpg

Anterior | Índice | Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s