Red Ogre Belgriff – Capitulo 26

-El ataque mágico estaba a punto de golpear…-

El ataque mágico estaba a punto de golpear cuando Angeline apareció justo a tiempo. Con una sola patada, la niña había enviado el ataque al cielo. Una poderosa masa de magia había sido literalmente lanzada al horizonte.

Todos solo miran con la boca abierta.

Angeline parece que tuvo una noche difícil. Tenía su cabello atado, pero todavía se puede ver la evidencia de un cabello alborotado. Sombras oscuras permanecen alrededor de sus ojos que prácticamente irradiaban cansancio. El vestido que se había puesto para dormir estaba lleno de arrugas. Pero eso no le importa en este momento.

“Así que. supongo que eres el que intimida a mis amigos”

Los ojos de Angeline se estrechan peligrosamente sobre el chico.

“Tú”

El comportamiento normal sin emociones de Byaku se rompe un poco, una pequeña gota de sudor frío le cae por la cara.

“Te he visto antes…”

La chica se encoge de hombros.

“Sí. Me lo dicen mucho”

Los ojos de Byaku nunca dejan los de Angeline. Aprieta los dientes.

“Si yo fuera tú, me iría y fingiría que no vi nada”

La ceja de Angeline se levanta inquisitivamente. Entonces su mirada se convierte en una mirada asesina.

Como para provocar al niño, ella realiza un par de golpes de práctica con su espada. Ella toca suavemente la herida de su hombro, verificándola antes de entrar en una serie rápida de estiramientos y sentadillas. La niña parece satisfecha con su condición corporal.

“Sabes …”

Dice Angeline, preparando su espada.

“Creo que voy a pelear”

Byaku gruñe. Él retrocede una distancia segura y levanta los brazos. El panorama alrededor de Angeline se distorsiona como un espejismo.

“Angeline, su magia es invisible!”

Grita Sasha.

Sin embargo, Angeline no intenta moverse en absoluto. Aunque parece que apenas pudo dormir, no era una Rango S solo de título. Su espada es borrosa mientras se balancea al aire libre.

Los restos de los ataques mágicos se dividen y caen al suelo, dispersándose al contacto. Todos callan.

“Hmm …”

La figura de Angeline se desdibuja y desaparece de la vista. Byaku parpadea y de repente encuentra a la “Valquiria de cabello negro” detrás de él.

“Qué-¿”

Angeline, con una expresión indiferente, patea a Byaku justo cuando trata de levantar las manos y lanzar otro ataque mágico. El patrón geométrico dorado evita un golpe directo, pero la fuerza de la patada envía a Byaku a volar de regreso.

Mi condición es bastante buena… cómo me recuperé tan rápido?.

Piensa Angeline para sí misma.

Ella recuerda haber tenido una pesadilla cuando estaba dormida. Más allá de toda la oscuridad, había una voz que la llamaba y la calmaba aún más. Pero la oscuridad de su sueño comenzó a apoderarse de ella y trató de arrastrarla a un área mucho más profunda y oscura.

Sin embargo, la cálida sensación de una mano alejó la oscuridad. La pesadilla desapareció por completo y fue reemplazada por el aroma fragante y nostálgico del bosque.

Fue pacífico.

Pero algo la había despertado de su sueño.

Un sentimiento terrible la atormentó hasta que ya no pudo soportarlo. Es como si algo la estuviera llamando. Entonces, tomó su espada y salió corriendo de la mansión.

Angeline salió de sus pensamientos cuando sintió otra acumulación de poder mágico. Ella simplemente corta otro hechizo con su espada.

“Te importa? Estoy tratando de pensar…”

“Crees que este es el momento de soñar despierto?”

Byaku gruñe. Pisotea el suelo, una gran explosión de luz brota de él.

“No te atrevas a subestimarme!”

La magia de Byaku gira alrededor de él como un vórtice de poder dorado hacia el epicentro. Las formas tridimensionales doradas cobran vida. Esferas, triángulos, cuadrados y otras figuras extáticas y complicadas giran alrededor del niño. La luz fluía como un líquido vivo, retorciéndose y moviéndose, cambiando constantemente de forma.

Los patrones geométricos dorados iluminan a Byaku como un faro de luz radiante.

Elmore mira con asombro, con la mano protegiéndose los ojos del brillo.

“E-Eso… Patrones tridimensionales!”

Los patrones mágicos tridimensionales son hechizos mágicos de alto nivel. Para realizarlos, se deben aplicar varias técnicas simultáneamente. Se debe mantener el flujo de poder mágico y la forma del patrón, así como el aumento constante de energía y una firme voluntad del mago.

Esos hechizos eran capaces de adquirir masa, por lo que pueden usarse para bloquear espadas y flechas, y también pueden ser efectivos para atacar al enemigo. Al incorporar una fórmula de activación automática, los patrones pueden funcionar como barreras mágicas y defender instantáneamente al mago.

Y por si no fuera suficiente, Byaku puede agregar fórmulas de invisibilidad. Es una tarea extremadamente difícil usar tantas técnicas al mismo tiempo y sin ningún error.

Pero si a Angeline le importaba, no lo mostraba. Ella sabe que todo lo que tiene que hacer es derrotar al enemigo frente a ella, independientemente de los trucos que tenga bajo la manga.

“Magia de alto nivel… eso es todo?”

Angeline se burla con un resoplido.

Byaku lanza su brazo hacia adelante.

“Por qué no lo ves por ti misma?”

El patrón tridimensional vuela a Angeline, es una luz dorada mortal que irradia poder. Angeline balancea su espada, dispersándola con un balanceo constante, pero se sorprende por el peso. El ataque mágico obliga a la chica a patinar un par de metros hacia atrás.

Este nuevo ataque fue mucho más pesado que las balas mágicas. Su magia se hizo más fuerte cuando se hizo visible?

Más patrones tridimensionales estallaron alrededor de Byaku. Su resplandor lo hacía parecer el sol; Los patrones tridimensionales eran planetas que giran a su alrededor.

Angeline niega con la cabeza, sabiendo que ahora no era el momento de perderse en sus pensamientos.

Sus ojos se centran en las manos del niño, mirándolo conducir los patrones. La mayoría de los magos tienden a dirigir su magia a través de sus manos, si Angeline puede observar el movimiento de los brazos del niño… puede predecir fácilmente la dirección de sus ataques.

Ella deja un pequeño cráter cuando patea el suelo, cargando directamente a Byaku. Él levanta los brazos con calma, enviando su magia hacia adelante. Angeline da un paso al costado y gira alrededor del primer patrón, apenas lo pasa. Otra vuela hacia su cabeza, y ella la corta con toda su fuerza. Los patrones mágicos atacan a Angeline uno tras otro, apenas dándole un segundo para relajarse. Ella los esquiva a todos con movimientos mínimos y destruye los que no puede esquivar con su espada.

Sin embargo, cuando cree que tiene todo bajo control, un gran impacto golpea la parte posterior de su cabeza. La visión del aventurero se nubla por unos momentos. Aturdida, Angeline corre a una distancia segura.

Ella mira al chico y se estabiliza. Aparentemente, también hay patrones que pueden moverse sin que Byaku tenga que levantar los brazos. Byaku la había engañado haciéndole creer que sus ataques estaban relacionados con los movimientos de sus brazos.

Angeline se frota la nuca.

“Ese fue un truco sucio. Aunque pasar por tantos problemas… tal vez eres realmente débil?”

“…”

Byaku, como siempre, no refleja ninguna expresión. Sin embargo, los bordes de su boca u ojos se contraen ligeramente. Es como si intentara desesperadamente contener algo.

Angeline siente que el dolor en su nuca desaparece rápidamente. Tiene curiosidad por su estado ya recuperado… pero, su cuerpo se está curando más rápido? Qué pasó mientras Angeline dormía?

“Debe ser por el cuidado y el amor de mi papá … sí, debe ser…”

Angeline estaba segura de que no podía ser otra cosa. Ella ya puede sentir el poder que fluye por su cuerpo. No es necesario que se concentre en otras ideas innecesarias.

“Muy bien, veamos qué puedo hacer entonces. Aquí vamos”

La figura de Angeline se distorsiona como una llama en el viento. Una fracción de segundo más tarde, Byaku retrocede cuando Angeline entierra en su pie la espalda.

“Gah!”

El ataque fue demasiado rápido, incluso para la barrera mágica automática. El aire se escapa de sus pulmones y siente un dolor punzante en el pecho. Por primera vez, la cara de Byaku refleja una expresión real de dolor.

Después de su patada, Angeline golpea su sien con la empuñadura de su espada. La cabeza de Byaku vuela hacia atrás cuando su visión se vuelve borrosa. Un mundo de dolor brota de su cabeza.

Distorsionado, Byaku se tambalea hacia atrás, alargando la mano y agarrando el brazo de Angeline con fuerza.

“Es suficiente de esquivarte!”

Con una mirada asesina, balancea su otro brazo hacia abajo. Los patrones mágicos restantes se centran en el aventurero.

Al ver esto, Angeline agarra a Byaku y lo arroja a un lado, saltando para protegerse. Los Patrones Mágicos chocan entre sí y crean un gran agujero en el suelo.

Byaku cae al suelo y comienza a alejarse, pero Angeline le pisa los talones. Intenta ponerse de pie, pero otra patada sólida hace que Byaku se deslice por el suelo hacia un árbol.

“Guh…!”

Cae al suelo, sin aliento, con el hombro desalojado y colgando flojo. Intenta levantarse una vez más, pero Angeline ya está detrás de él, colocando su pie sobre su espalda y empujándolo hacia el suelo.

“Si yo fuera tú, me quedaría en el suelo”

Gruñe. Su espada encuentra su camino hacia su cuello y descansa allí.

“Ahora dime, quién eres? Cuál es tu meta?”

Byaku escupe en el suelo.

“Quién te crees que eres, perra?”

La cuchilla presiona ligeramente.

“Soy Angeline, hija del “Ogro Rojo” Belgriff”.

“Una hija?… Una hija! AHAHAHAHAHAHAHA!”

Byaku comienza a reír.

“Te atreves a burlarte de mí!”

Una voz demoníaca se rasga de la garganta del niño. El cuerpo de Byaku comienza a retorcerse a medida que surgen ruidos inquietantes. Los huesos dislocados de sus hombros vuelven a su posición original. Byaku arroja a Angeline fuera de él. Varias emociones giran en la cara de Byaku y sus ojos brillan de locura.

Lentamente se pone de pie, mostrando los dientes como un animal desencadenado.

“Por qué estás aquí, perra?”

Angeline da un paso inestable hacia atrás.

“Uh… qué pasó con tu voz?”

Byaku ruge y salta hacia el aventurero. Sus manos se han vuelto negras como el azabache, las garras afiladas reemplazan a los dedos. Angeline levanta su espada y bloquea el ataque. Ella retrocede un par de pasos.

“Que eres? Eres siquiera humano?”

Byaku no responde y salta de nuevo. Sus ataques son borrosos para todos, superando la velocidad de los aventureros más experimentados. Angeline esquiva otro golpe antes de lanzarse hacia atrás, pero los ataques siguen lloviendo sin descanso. Afortunadamente, son bastante toscos y predecibles, como un berserker. Ella solo necesitaba una oportunidad.

Angeline ve su oportunidad y golpea el siguiente golpe con su brazo. Ella da un grito de batalla, balanceando su espada con todas sus fuerzas. La hoja parpadea rápidamente. Lleva un poco de tiempo, pero pronto Byaku comienza a gritar de dolor.

“GAH!”

El niño agarra su pecho.

Angeline levanta su pierna, arremete con una patada devastadora en la barbilla del niño. La cabeza de Byaku es golpeada hacia atrás y cae de espaldas. No hay sangre en su ropa por el ataque, pero una niebla negra comienza a surgir de sus heridas. El cabello de Byaku cambia de negro a blanco.

Angeline jadea pesadamente, apuntando con su espada al chico caído. Sus ojos se estrechan.

“Qué eres realmente? Un nuevo tipo de bestia mágica?”

Angeline no sabía qué tipo de respuesta obtendría. Pero ciertamente no esperaba que Byaku comenzara a reírse. Tose y respira profundamente.

“Soy igual que tú… perra”

Angeline parece confundida, y su agarre en su espada se afloja un poco. Byaku pone su mano sobre su pecho y cierra los ojos. De repente, su figura se distorsiona por un momento, y Angeline se da cuenta de su error.

Ella levanta su espada y la baja sobre el niño. Pero cuando ataca, Byaku ya ha desaparecido.

“No, no! Maldita sea!”

Grita ella. Ella toma un par de segundos para respirar.

“E-escapó…”

Al mismo tiempo, se escucha un ruido sordo en la distancia. Es como si algo se hubiera roto. Angeline mira hacia el sonido, al igual que el resto de la gente.

Una amenazante nube negra se cierne sobre la mansión de Burdeos.

* * *

“Papá! Por favor cuida de todos aquí!”

Belgriff se despertó con el sonido de los gritos de Angeline. Nebuloso, ve a Angeline agarrar su espada y salir corriendo de la habitación.

“Q-Qué?”

Pregunta, la confusión entrelazando su voz.

Anessa y Miriam también se levantan de repente e inmediatamente buscan sus armas, un hábito común entre los aventureros. Sus expresiones todavía tienen un poco de sueño.

“Qué? Qué está pasando…?”

“Eh ~? Dónde está Angie ~ …?”

Belgriff mira el elixir élfico en su mano. Desliza la pequeña botella en su bolsillo. Agarra la espada a su lado y se mueve para abrir la ventana. Una gran nube oscura cubre el cielo nocturno. El viento es cálido, como el de ayer. Cuando Belgriff mira el jardín, puede ver a Angeline corriendo para llegar a algún lado.

“Tengo un mal presentimiento sobre esto. La lucha aún no ha terminado, verdad?”

Belgriff se vuelve hacia Anessa y Miriam.

“Vamonos. Me preocupa Lady Helvetica”

“Pero Angie es-“

“—Ya se fue. Nosotros, por otro lado, tenemos que proteger esta mansión”

Las dos chicas se miran, antes de asentir. Después de eso, los tres salen de la habitación y se dirigen a Helvetica.

En el camino, Belgriff se sorprende al ver cuán fácilmente puede mover su cuerpo. El viejo aventurero está convencido de que los elixires de los elfos son increíblemente efectivos.

El olor a podredumbre todavía se percibe dentro de la mansión, pero los restos de los muertos vivientes se han eliminado y todas las ventanas se han abierto para una mejor circulación del aire. Los guardias continúan vigilando la mansión, mientras los sirvientes limpian la tierra restante.

En una habitación grande, Helvetica y Selen están discutiendo algunos asuntos. Sus acompañantes se encuentran frente a las puertas y ventanas. Al escuchar a Belgriff y a las chicas corriendo, Helvetica levanta la cara con una expresión de sorpresa.

“Que está pasando?”

Una mirada solemne está en la cara de Belgriff.

“Lady Helvetica, hay una nube negra sobre la mansión nuevamente. Hay una buena posibilidad de que otro ataque venga pronto”

Al escuchar las palabras de Belgriff, Helvetica baja la mirada y deja escapar un suspiro cansado.

“Yo tenía razón”

Belgriff parece confundido.

“Qué?”

“Los enemigos están detrás de mi cabeza. Debería haber esperado que no tuvieran la cortesía de esperar hasta la mañana para reclamarla”

“Hermana, Sasha esta…”

“Lo sé. Creo que he cometido un grave error al enviarla sola…”

Todos conocen las habilidades de Sasha, pero por el momento nadie sabe cuáles son los recursos y el alcance de su enemigo. Helvetica envió a Sasha a vigilar al conde Malta, pero si tiene un poderoso escolta…

Helvetica amasa su cabeza, maldiciendo su imprudencia. Era demasiado imprudente al tratar de anticipar los movimientos de su enemigo?

En ese momento, el exterior de la mansión se vuelve ruidoso. Un criado irrumpe en la habitación.

“M-Mi Señora! Los no muertos… Han regresado!”

“Ya están aquí?”

Helvetica maldice.

Su mente está acelerada y su corazón está en pánico. Mira alrededor de la habitación y ve a todos mirándola. En ese momento, respira hondo y se golpea las mejillas. Ahora no era el momento de entrar en pánico. Ella era una condesa, y ahora todos en la mansión estaban en peligro.

“Nadie entre en pánico, estamos en una situación delicada y no debemos perder un segundo”

Dice Helvetica. Ella señala al criado.

“Notifique a los guardias que nos quedan y reúna a todos. La mansión está repleta, y debemos permanecer juntos. Afortunadamente, es evidente que nuestro enemigo también ha sido impaciente, por lo que las fuerzas que tengan definitivamente serán limitadas. Así que pido egoístamente a todos los que sean capaces de desgastar sus números”

Anessa y Miriam dan un paso adelante.

“Te ayudaremos”

“Sí ~! Todavía quiero pelear~!”

“Muchas gracias”

Dice Helvetica con una cálida sonrisa.

“Y por favor, no se esfuercen demasiado”

Las dos chicas asienten y salen rápidamente de la habitación. Belgriff también trata de irse, pero la mano de Helvetica agarra el borde de su ropa.

Belgriff se detiene y se da vuelta para mirar a la niña.

“Qué pasa?”

Helvetica mira hacia otro lado nerviosamente.

“Podrías quedarte a mi lado, por favor… Sasha y Ash no están aquí, y eso me pone bastante nerviosa…”

Helvetica siempre emitió el aura de un noble digno y justo. Su madurez estaba más allá de sus años, pero en este momento… en este momento su débil agarre estaba temblando. Todo su cuerpo temblaba de miedo.

La expresión de Belgriff se suaviza.

“Entiendo. Te protegeré a ti y a todos lo mejor que pueda”

“… Gracias”

Helvetica suspira. Selen también se siente aliviada y abraza el otro brazo de Belgriff.

Belgriff ofrece una sonrisa, antes de aclararse la garganta.

“Es mejor que cambiemos de ubicación lo antes posible. En algún lugar con una ventana para escapar si es necesario”

El grupo pronto se compone de todos los guardias y sirvientes de la mansión. En ese momento, un rayo ilumina las ventanas, y luego se escucha una explosión fuera de la mansión. Anessa y Miriam acaban de actuar. El número de muertos vivientes es mucho menor que en la Batalla del cementerio. Si dos aventureros de rango AAA están a cargo de eliminarlos, entonces no debería haber ningún problema.

“Todos muévanse ahora!”

El grupo grande se muda a otra habitación en la planta baja. Belgriff cierra la puerta.

Sin embargo, lo preocupante es que Helvetica aún desconoce la verdadera identidad del culpable de estos disturbios. Si el conde Malta es la mente detrás de todo esto, significa que está siendo apoyado por un mago que puede realizar la nigromancia.

“Deberíamos estar seguros aquí para tomar un respiro”

Helvetica asiente y Selen se desploma en el suelo. Todos los demás parecen relajarse. La mayor de las dos hermanas consuela a la menor, asegurándole que todo iba a estar bien. Mirando esto, Belgriff piensa en Angeline… Dónde estaba ella ahora? Estaba bien? Estaba atrapada en este ataque rebelde?

Belgriff suspira pesadamente, masajeando su frente y sacudiendo la cabeza. Necesita concentrarse ahora mismo. Junto a él, las ventanas comienzan a temblar. Mira con curiosidad, mirando a las dos hermanas por el rabillo del ojo. Parece que no ven nada… pero…

Ahí estaba de nuevo.

Las ventanas tiemblan una vez más, y esta vez el olor distintivo y desagradable de los muertos vivientes comienza a filtrarse desde el exterior.

Los ojos de Belgriff se ensanchan.

“Aléjense de las ventanas!”

Grita el viejo aventurero.

Belgriff salta hacia adelante y cubre a ambas chicas justo cuando las ventanas se rompen. Humo negro se precipita en la habitación. Se eleva hasta el techo, distorsionándose con varias formas. Los guardias retroceden y forman una línea que protege a todos.

“Todos afuera!”

Grita Belgriff, señalando una puerta.

“Por aquí!”

Helvetica grita, tomando la mano de Selen y dirigiéndola hacia el corredor. Belgriff sostiene la empuñadura de su espada con fuerza y ​​se vuelve hacia el humo negro, tiene la intención de cubrir la retirada de todos. El humo comienza a converger en un solo punto y desciende al suelo. Poco a poco, comienza a tomar una forma clara.

De repente, la pierna derecha de Belgriff comienza a doler. La clavija de madera duele, gritándole en silencio por alguna razón. Un sudor frío estalla en el viejo aventurero. Estaba asustado?

Belgriff aprieta los dientes, manteniendo los ojos fijos en el humo negro, espera a que la habitación esté vacía. Cuando Belgriff es el último en la habitación, finalmente se desliza por la puerta y entra al pasillo.

“Sigue adelante! Hasta el final del corredor!”

Arrastrando los muebles cercanos frente a la puerta.

Todos corren por el pasillo. Unos momentos después de que salieron de la habitación, la puerta estalló en pedazos. Aparentemente, el humo finalmente ha tomado forma.

“Lady Helvetica”

Dice Belgriff, acercándose a la condesa. La señorita Ane y la señorita Miri deberían poder manejar a los muertos vivientes.

“Le pido que huya con todos a su lado”

“Sí, puedo proteger a todos. Pero qué va a hacer, señor Belgriff?”

“Mantendré ocupado a este monstruo hasta que escapes”

En ese momento, la criatura oscura aparece detrás de ellos por el pasillo. Parece una araña deformada, con patas en forma de tentáculo y torso redondo. Sin embargo, esta criatura es mucho más pequeña que la que apareció en el cementerio.

“Lady Helvetica, estamos perdiendo el tiempo!”

Grita Belgriff mientras levanta su espada.

“Pero… Lady Angeline nunca me perdonaría si mueres!”

Belgriff sonríe y mira hacia atrás.

“No moriré. Esa chica… le enseñé todo lo que hay que saber sobre ser una aventurera. No podré mirarla a los ojos si soy derrotado en un lugar como este”

La expresión helvética está llena de preocupación. Se muerde el labio y mira a todos los demás. Helvetica parece dudar por un momento, pero finalmente recupera la compostura. Ella mira a Belgriff.

“Muy bien… Buena suerte!”

Belgriff asiente.

Helvetica se gira de vuelta hacia todos los demás.

“Todos, tenemos que irnos! Selen, date prisa!”

“S-Sí, hermana”

Selen parece preocupada por Belgriff, pero a pesar de eso, corre tras su hermana.

Belgriff deja escapar un suspiro de alivio. Luego mira hacia delante a la abominación ante él. La criatura sombría se acerca; cada paso más cerca trae más dolor a la pierna clavada de Belgriff.

De todos modos, levanta su espada fácilmente.

“Bien…”

Se lanza hacia la criatura sombría, su espada se arquea como una serpiente hacia su presa. La criatura lanza sus tentáculos hacia adelante en represalia.

“Demasiado lento”

Antes de que pudieran tocarlo, la espada de Belgriff parpadea en plata y cambia rápidamente su arco, cortando los tentáculos y caen al suelo. Momentos después, las extremidades cortadas se dispersan en nubes de humo negro.

El cuerpo de Belgriff se siente sorprendentemente ligero. Es el efecto del elixir de los elfos? Todavía le duele la pierna perdida, pero es algo que había superado hace mucho tiempo. En este momento, sus sentidos son extrañamente agudos; Es como si pudiera leer los movimientos de su enemigo como un libro.

La criatura se retuerce una vez más e intenta golpear al viejo aventurero, pero Belgriff corta los tentáculos como un cuchillo caliente en mantequilla.

Perfectamente equilibrado, cada movimiento fue planeado y realizado a la perfección después de años de perfeccionar su técnica de espada. Cada corte se acercaba al núcleo de la criatura oscura. En poco tiempo, llega al torso de la criatura. Sus pies se detienen, pero su espada continúa moviéndose como si tuviera vida propia.

Después de cortar todos los tentáculos con asombrosa facilidad, la criatura cae al suelo. Luego se disipa en humo negro, haciendo un ruido extraño.

“Es… Es eso?”

Esto es algo anticlimático. Pero quizás por esa misma razón, el viejo aventurero siente que esto aún no ha terminado. Sin embargo, no tiene tiempo que perder. Belgriff necesita encontrarse con Helvetica, pero cuando vuelve a deslizar la espada en su vaina, siente una presencia detrás de él.

Cuando el viejo aventurero se da vuelta, ve a una niña pequeña.

Delante de él está Charlotte. Su rostro está distorsionado por la ira, y sus pequeños puños tiemblan de furia.

“Eres la chica del conde…”

Dice Belgriff.

Las sombras en su rostro se oscurecieron, mientras un aumento amenazante en poder mágico irradia de la niña.

“P-por qué… por qué todos se interponen en mi camino? Cada uno de ustedes …!”

Grita Charlotte mientras golpea su pie contra el suelo.

“Por qué lo haces?! Por qué?!”

“Hey cálmate. Todo está bien”

Dice Belgriff, ofreciendo una sonrisa tranquilizadora. Da un paso cuidadoso hacia adelante.

“No estás herida, verdad? Es peligroso estar aquí ahora mismo. Ven conmigo y …”

“No te acerques más!”

Charlotte golpea el brazo de Belgriff. Las lágrimas brotan de los ojos de la niña, y su poder es amenazante. La gema negra en el anillo de la niña comienza a brillar con un color enfermizo.

“Estábamos tan cerca… Estábamos tan cerca!”

Una ola de poder mágico brota del cuerpo de Charlotte. Esto atrapa a Belgriff con la guardia baja, y deja caer su mano sobre la empuñadura de su espada sin darse cuenta. Charlotte tiene una sonrisa demente y siniestra, volviéndose lentamente loca.

Ella señala con el dedo a Belgriff.

“Muere”

Una poderosa bala mágica se dispara. Belgriff levanta su espada y empuja contra ella. Es terriblemente pesado, y sin una pierna adecuada para soportar su peso, Belgriff es empujado lentamente hacia atrás. Aprieta los dientes y se encuentra deslizándose hacia atrás. Con un grito, usa su fuerza restante para atravesar la bala mágica con su espada, dispersándola.

Un segundo y tercer ataque evoca a la chica loca y ambos disparados en rápida sucesión. Belgriff se zambulle a través de una puerta de madera hacia una habitación cercana, sin tener la fuerza para defenderse de la magia.

Las paredes de la mansión explotan detrás de él, enviando astillas de madera por todas partes. Otra explosión ocurre justo detrás de él, conchabando el suelo.

“Hahaha… Hahahaha!”

Charlotte se ríe histéricamente y más balas mágicas se disparan rápidamente a su alrededor.

“Muere! Muere! MUERE!”

Belgriff solo puede esquivarlos. Su entorno continúa explotando mientras se aleja lo mejor que puede. Cada segundo podría ser el último si recibe un golpe.

Cada bala mágica se sigue casi instantáneamente, cada una aumenta con más poder. La mano de Belgriff cae sobre la empuñadura de su espada, buscando una excelente oportunidad para atacar… pero podría hacerlo? Independientemente del poder… todavía era una niña…

De repente, las balas mágicas se detienen. Los ojos de Belgriff se ensanchan cuando ve que la cara de Charlotte adquiere una expresión de miedo. Su brazo se retuerce extrañamente en un ángulo extraño. Ella grita y lo agarra con la otra mano.

“Q-qué es esto?!”

Grita ella.

La gema negra en su anillo de repente se hincha, aumentando en masa. La gema se convierte en una sustancia viscosa parecida a un líquido, que envuelve la mano de Charlotte y la aprieta con fuerza. Charlotte trata de sacudirse la sustancia negra, pero no puede hacerlo. Ella comienza a gritar de miedo.

“No! Así no! Ayúdenme! Padre! Madre!”

Belgriff se apresura rápidamente al lado de Charlotte. Su mirada refleja lágrimas, sus labios tiemblan. Temerosamente extiende su otra mano y se aferra desesperadamente a la manga de Belgriff.

“Por favor! Ayúdame!”

Belgriff no necesita que se lo digan dos veces.

“Cálmate!”

Belgriff retumba con una voz atronadora, callando a la niña que llora.

El viejo aventurero mira en silencio la mano de Charlotte. La sustancia negra es repugnante y ha consumido su mano hasta su muñeca. Pero la sustancia está constantemente comiendo a la niña, y solo era cuestión de tiempo antes de que cubriera todo el brazo.

El viejo aventurero no sabe qué hacer. Su mente está corriendo con cualquier solución, recordando sus años como aventurero. Debería cortarle la mano? No. Charlotte todavía es bastante joven. Podría sufrir daños irreparables por el shock, o algo mucho peor.

Entonces un pensamiento lo golpea.

“Eso funcionará?”

Una idea loca cruza la mente de Belgriff y saca el elixir de su bolsillo. Desatasca la botella y mira a la niña a los ojos. Parece temerosa, pero no cuestiona qué es el líquido. Entonces vierte unas gotas en la sustancia negra.

Tan pronto como las gotas tocan la sustancia negra, comienza a convulsionarse, casi como si sufriera un dolor terrible. Los ojos de Charlotte se ensanchan.

“Aaaah!”

Grita de dolor.

Belgriff agarra rápidamente el brazo delgado de Charlotte, deslizando su mano sobre la mano de la niña mientras la sostiene. La sustancia negra se despega fácilmente y cae al suelo.

Tan pronto como lo hace, el viejo aventurero deja que todo el poder mágico fluya desde su interior hasta la hoja de su espada y atraviesa las sustancias y el piso. Se escucha una explosión en toda la mansión. A través de las nubes humeantes, la sustancia negra se extingue, desapareciendo bajo la espada de Belgriff. Tanto Charlotte como Belgriff observan mientras tiembla, y muy lentamente se derrite y chisporrotea en la nada.

Charlotte queda atónita y cae al suelo, todavía temblando. Belgriff deja escapar un profundo suspiro, sin darse cuenta de que estaba conteniendo la respiración. Aparentemente, han logrado emerger de una pieza.

Belgriff agarra su espada e intenta sacarla. Él gime cuando no se mueve al principio, pero finalmente lo hace y la enfunda. Él mira a Charlotte.

“Estás bien?”

Charlotte permanece en silencio, pero varias lágrimas corren por sus mejillas. Luego, rodea a Belgriff con el brazo y se aferra a él como un mono.

“Estaba asustada! ¡Estaba tan asustada!”

Se lamenta.

Belgriff deja escapar otro suspiro. Inconscientemente trae su mano para darle una palmadita en la cabeza mientras ella llora. En este momento, Charlotte se está comportando como cualquier otra chica de su edad.

Por qué una niña pequeña tiene tanto poder?.

Piensa Belgriff.

Mientras se pierde en sus pensamientos, el aire se distorsiona y brilla. Byaku aparece ante ellos en el corredor destruido. El niño está lleno de heridas y contusiones, obviamente de una gran pelea mientras tropieza hacia ellos. Charlotte lo ve y lo suelta.

A pesar de su evidente dolor, el niño todavía puede levantar el cuerpo de Charlotte del piso con un brazo.

“Quién eres …?”

Pregunta Belgriff. La curiosidad de sus ojos observa al niño.

Byaku no dice nada, en cambio permanece callado. Él mira al viejo aventurero con una expresión estoica. Charlotte levanta la cabeza hacia el niño.

“Byaku… Qué pasó?”

Al principio, no dice nada.

“…Tenemos que irnos”

Byaku abraza a Charlotte con fuerza, el movimiento parece causarle agonía. De repente, un mar de llamas estalla alrededor de los dos, cayendo en cascada a su alrededor como una ola que fluye.

Charlotte mira a Belgriff con una expresión afligida.

“…Gracias”

Antes de que la niña termine de hablar, el fuego se dispersa y el dúo desaparece, dejando a Belgriff en el pasillo oscuro. Belgriff no se mueve por unos momentos. Gimiendo, se puso de pie de mala gana, luego oyó pasos acercándose por el pasillo. Cuando se da vuelta, alguien salta a sus brazos.

“Papá!”

“Oh, Angie. Estás bien?”

“Sí … Tú también estás sano y salvo, papá. Sabía que estabas bien”

Dice Angeline con una sonrisa alegre mientras entierra la cara en el pecho de su padre.

* * *

Incluso si está cerca del amanecer, Malta todavía no ha escuchado una palabra sobre el paradero de Byaku ni Charlotte. Quizás esto debería clasificarse como otro fracaso. El conde sale de la posada con prisa, sabiendo que es mejor que se vaya. No debería haber confiado algo como esto a niños sin valor.

Si todo sigue así, la familia de Bordeaux sin duda lo atrapará pronto. Tiene que salir de la ciudad e intentar nuevamente en una fecha posterior.

Quizás debería conocer a los nobles de las ciudades orientales?

Una sonrisa siniestra arquea sus labios.

Al otro lado de la calle, el conde se encuentra con una tropa de soldados. Los soldados lo saludan y se inclinan ante la presencia de Malta.

“Conde, qué haces en la calle tan tarde… o tal vez debería decir temprano?”

El soldado se ríe de su propia broma.

Malta se une a la risa, tratando de retener su fachada inocente.

“Yo… Bueno, quiero ayudar a mantener las calles seguras. Después de un ataque devastador como ese, pensé que debería tratar de ayudar siempre que pudiera. Como puede ver, he estado patrullando un poco”

“Oh, eso es maravilloso! Debes estar cansado. Puede que no sea de alta calidad, pero conocemos un lugar con buen vino. Qué tal si tomamos un descanso?”

Malta lo considera. No hay forma de que pueda salir de la ciudad con la ropa que lleva puesta. También tiene que ir a la estación militar y encontrar a sus soldados. Él también necesita un caballo. Además, si rechaza esta oferta, podrían sospechar de él. Quién le creerá si trata de mantenerse limpio y alejado de los plebeyos?

“Está bien”

Dice con una cálida sonrisa.

“Por supuesto que estaré encantado de unirme a todos ustedes”

Los soldados sonríen y guían al conde Malta por las calles hasta la estación militar. El robusto edificio está hecho de piedra, y afuera, hay soldados y aventureros que se sientan cerca del fuego. Todos saludan calurosamente al conde mientras pasa.

“Aparentemente, estos plebeyos todavía piensan que eliminé a las bestias mágicas”

Piensa Malta con una sonrisa.

Todos son idiotas.

Una vez dentro, un soldado llevan al conde a una puerta de madera en la parte trasera del edificio.

“Cuenta, por aquí, por favor. Es una sala para uso exclusivo de nuestros superiores”

“Ajá. Me halagas”

Dice Malta, aunque su expresión dice lo contrario.

El soldado le ofrece una sonrisa, y Malta la devuelve y entra a la habitación. Pero cuando el conde entra en la habitación, sus ojos se abren de sorpresa.

Helvetica está sentada en una silla de madera en medio de la habitación rodeada por un grupo de soldados. Ella saluda con la mano.

“Conde Malta, le doy la bienvenida”

Sonríe.

La puerta se cierra ruidosamente detrás de Malta. Los soldados se apresuraron rápidamente a su lado, agarrando sus brazos con fuerza. La cara de Malta es pálida.

“Ah! Lady Helvetica! Qué sorpresa verte aquí? A qué… debo todo esto?!”

Se retuerce.

La sonrisa de Helvetica se vuelve fría. El conde ve la espada colgando de su cintura, y su estómago cae.

“Es un poco tarde para eso, no es así Malta?”

Dice Helvetica, dejando los honoríficos.

“Desearía que hubieras llevado una vida tranquila en Hazel”

“De qué estás hablando, lady Helvetica? Hice algo mal? Si es así, te aseguro que ha habido algún error…”

“Sabes bien lo que has hecho”

Helvetica se levanta y saca la espada por la cintura.

Al verse frente a una cuchilla afilada, el aliento de Malta se agita.

“E-espera! Si me matas, tu reputación caerá al suelo… Qué pasa con la evidencia? Sí! Está bien! Necesitas evidencia para acusarme de algo!”

“No tengo evidencia. Por ahora “

Admite Helvetica lamentablemente. Ella suspira, su sonrisa se rompe.

Malta ve su oportunidad.

“Entonces esto es estúpido! La injusticia absoluta! No puedes hacerme esto! Es contra la moral y la obligación que los nobles deben cumplir!”

Helvetica hace una pausa. Luego se encoge de hombros, conservando su fría sonrisa.

“Podré probarlo más tarde de todos modos”

Malta una vez más palidece. Sin embargo, Helvetica no ha terminado.

“Pero si me dices los nombres de tus colaboradores ahora, tal vez puedas conservar tu vida. Sin embargo, perderás tu territorio”

“Ah! Está bien!”

Dice el conde Malta. Los nombres de todos y cada uno de sus colaboradores se escapan de sus labios. Quiero decir, por qué debería protegerlos cuando su vida estaba en juego? Con cada nombre, una sombra de tristeza y desilusión cruza el rostro de Helvetica.

“Eso es! Eso es todo! Estamos a mano, verdad? En ese caso, te exijo que me dejes ir!”

Hay un fuerte silencio que llena la habitación. Todos se miran y Malta se siente nervioso.

Helvetica inclina la cabeza confundida.

Ella mira a los soldados a su alrededor, sosteniendo su mano frente a su boca en un falso susurro burlón.

“Dije que lo dejaría ir?”

“No, no lo hizo. Tal vez él entendió mal?”

“No escuché nada”

El conde Malta está en estado de shock, pero cuando se da cuenta de que ha sido engañado, su rostro se pone rojo.

“T-tu perra! Me engañaste! Me mentiste!”

Helvetica sonríe, sin molestarse en recibir los insultos. Pero sus ojos aún permanecen muy fríos.

“Debo agradecerle a Malta”

Dice de mala gana.

“Ahora entiendo lo que mi indulgencia ha permitido. Gracias a ti he aprendido bastante”

“Q-Qué …? Maldita mocosa! Crees que puedes hacerme algo así? Soy un noble! Soy un noble de la capital! Mi sangre no es la misma que la tuya! Mi sangre es diferente!”

“Oh, gracias a los dioses. Me da asco pensar que mi sangre es la misma que la tuya”

Helvetica se acerca lentamente al conde. Los soldados que sostienen al conde Malta se alejan rápidamente. Helvetica levanta su espada.

“Ahora, si me disculpa, conde Malta… Algunos cerdos deben ser sacrificados”

La espada cae y la habitación queda en silencio. Helvetica limpia la cuchilla con un pañuelo y se asegura de restregarla adecuadamente. Lo sopla una vez, antes de envainarla y arrojarla a un soldado.

“Llévalo a las afueras de la ciudad. El valiente Conde Malta protegió el territorio de los forajidos, pero desafortunadamente perdió la vida en el proceso”

Dice Helvetica con un profundo suspiro.

“Sí, señora”

Los soldados salen por la parte trasera del edificio. Helvetica lentamente sigue su ejemplo, deteniéndose afuera. Ella deja escapar otro suspiro de alivio y escalofríos.

“Ha sido … una noche muy larga”

El horizonte finalmente se ha despejado.

Traducido por: Mon-chan

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 68564_1000x332.jpg

Anterior | Índice | Siguiente

2 comentarios sobre “Red Ogre Belgriff – Capitulo 26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s