Red Ogre Belgriff – Capitulo 33

-Angeline se siente exhausta…-

Angeline se siente exhausta.

Es una noche normal de verano. La puerta y las ventanas permiten que la brisa del atardecer atraviese el viejo bar; Su toque refrescante es un regalo del cielo sobre la piel. Hay una lámpara chirriante que cuelga de los aleros de la puerta principal y emite un cálido resplandor color ámbar.

Angeline se abre paso entre los clientes del establecimiento, las sombras danzantes vuelan por su rostro mientras toma un asiento libre. Miriam y Anessa no están con ella hoy, lo que hace que las conversaciones a su alrededor parezcan mucho más fuertes de lo que realmente eran. Al otro lado del mostrador, el cantinero atiende en silencio a sus clientes y vierte vino en un vaso vacío.

“La valquiria de cabello negro” no puede evitar dejar escapar un suspiro exasperado. A pesar de todos sus valientes esfuerzos, Angeline no ha podido encontrar una buena pareja para su padre. Ya lo ha intentado varias veces, pero las reacciones de Yuri, Rosetta y María parecían demasiado desfavorables.

Había estado tan segura de que la gente haría cola para encontrarse con su padre. Quiero decir, es el “Ogro Rojo” en persona, por qué era tan difícil?

“Ten. Arruinarás tu belleza si sigues frunciendo el ceño así”

El dueño del bar deslizó casualmente un plato de carne de pato salteado y una copa de vino frío frente a Angeline. La chica sorprendida mira al dueño que inmediatamente volvió a secar la cristalería frente a él. Ella observó cómo sus manos giraban y se movían con elegancia y gracia tras años de experiencia.

Lentamente, levanta el vaso y toma un sorbo. El vino es fresco y agradable, y a juzgar por la textura refrescante no natural, Angeline calculó que debe haber sido almacenado en una bodega mágica refrigerada.

Girando el vino en su copa, un pensamiento repentino la golpeó. Ahora que realmente lo pensaba, el dueño del bar también parecía estar soltero.

Angeline no está realmente segura ya que el cantinero casi nunca habla, pero parece tener la misma edad que Belgriff. Y cada vez que visita el bar, nunca ha visto a una mujer que podría ser su esposa, o niños que podrían ser sus hijos. Este hombre de mediana edad también parece estar solo, al igual que su padre.

“Disculpe”

Angeline coloca suavemente su vaso. El dueño del bar levanta la mirada en silencio mientras termina los tragos y comienza a untar la mantequilla en una sartén sobre la estufa.

“Alguna vez ha tenido la intención de casarse, señor dueño del bar?”

 El cantinero parpadeó.

 “No”

Al ver que Angeline inmediatamente se quedó en silencio, el dueño del bar vuelve su atención a la sartén en su mano, asegurándose de repartir uniformemente la mantequilla. Sin embargo, Angeline vuelve a hablar.

“Alguna vez… ha pensado en el matrimonio?”

“No”

El dueño del bar rompe un huevo en el costado del sartén y comienza a revolver rápidamente ya que comienza a chisporrotear inmediatamente. Sus manos se vuelven borrosas cuando agrega sal y algunas especias y muy pronto un agradable aroma comienza a extenderse por el aire.

“Entonces… alguna vez se siente solo?”

“No tengo tiempo para sentirme solo”

Después de dar un par de vueltas al huevo, lo arrojó sobre un plato blanco cercano, agregando una pizca de salsa en una cara reluciente del plato. Lo desliza por el mostrador.

“Mesa cuatro”

“Entendido”

Uno de los jóvenes empleados pasa rápidamente y toma el plato antes de alejarse rápidamente. El dueño del bar tira rápidamente la sartén bajo un chorro de agua fría y agarra otra. Luego agrega un poco de aceite de oliva, dejando a un lado el próximo lote de tocino y albóndigas.

Angeline levanta su vaso, una vez más sorbe con una mirada pensativa. 

“Sabe… me recuerdas mucho a mi padre, señor dueño del bar. Ambos están solteros, ambos trabajan muy duro y ambos son muy buenos en lo que hacen…”

“… Murió ella?”

“Hmm?”

“Tu madre… falleció?”

“Ah. No. Papá nunca se ha casado. Me adoptó cuando era un bebé”

“Ya veo”

En ese momento, se escucha una voz desde el comedor que ordena algo. El dueño del bar se aleja de la sartén por una fracción de segundo. Unos segundos después, un Martini termina deslizándose en la mano del empleado.

“Mesa cuatro”

“Traté de encontrar una esposa para el, e incluso hablé con algunas personas que podrían estar interesadas. Pero ninguna de ellas parecía estarlo y no sé por qué”

El dueño del bar permanece en silencio y rocía un poco de licor en la sartén. Estalla en llamas, pero él permanece tranquilo mientras lo revuelve lentamente. Agrega un poco de puré de tomate antes de encender la estufa a una temperatura más baja.

“Voy a ser honesto contigo. No sé nada de tu padre ni de las personas con las que hablaste, así que no puedo decir con precisión por qué las cosas no están funcionando. Pero piensa de esta manera. Es difícil expresar una opinión sincera si no conoces la cara de la otra persona”

“Entonces debería darles un retrato de papá?”

“Esa es tu decisión”

La carne que se dejó hervir pronto se encontró en un plato. El pan recién horneado fue arrojado a un lado y pronto se lo llevó uno de los empleados.

“Mesa tres”

“Sí ~”

Mientras tanto, Angeline estaba hablando sola. 

“Un retrato… Sí, eso podría funcionar. Hey señor dueño del bar. Conoce a alguien que pueda dibujar retratos?”

“Nop. Pero tienes muchos contactos, cierto?”

“Supongo que hay algunas opciones…”

El dueño del bar se aleja un poco de Angeline, toma un poco de queso y salami del estante y los corta. Luego los pone en un plato y los rocía con unas gotas de aceite de oliva y finalmente los pone al lado de Angeline.

“Pero si fuera tú, no haría eso”

“Qué? Por qué?”

“Estás buscando a la mujer perfecta para tu padre, verdad? Qué pasa si la encuentras y tu padre termina rechazándola? La mujer podría quedar con un corazón destrozado”

Angeline frunció el ceño.

Ciertamente podría suceder. Si uno de los prospectos termina aceptando la propuesta de Angeline y viaja a Tornela para encontrarse con Belgriff, pero él la rechaza, sería un momento extremadamente vergonzoso para todos.

Habría tomado el matrimonio demasiado a la ligera? Después de todo, es una decisión que cambia la vida de alguien. No es que Yuri, Rosetta o Marie estaban equivocadas. Angeline había sido demasiado injusta al tratar con algo tan delicado de una manera tan unilateral. Ella podría afectar permanentemente la relación y los sentimientos de estas personas de una manera muy peculiar.

Al pensar en eso, Angeline se siente abatida por su actitud inmadura.

“Puede… que tenga razón”

“Bueno. No es mi lugar hablar sobre los asuntos de otras personas. La decisión es tuya al final”

El dueño del bar seca los platos recién lavados y los coloca en un estante. Luego saca las salchichas del fuego y las coloca en un plato junto con algunas verduras en escabeche. Cuando termina, vuelve a poner la mantequilla en una sartén caliente.

Angeline termina su copa de vino, saca una moneda de su billetera y la coloca en el mostrador.

“Necesito una botella, señor dueño del bar”

Un borrón y una botella aparecieron en la mano de Angeline. Inmediatamente bebe tres vasos completos en rápida sucesión y apoya su mejilla sonrojada en la palma de su mano.

“Pero realmente quiero tener una madre… qué debo hacer?”

“Para empezar, creo que la entrevista de matrimonio es exagerada. No somos nobles”

 “Eso es verrdaad…”

En ese caso, Angeline no necesita mencionar una entrevista de matrimonio para llevar a las candidatas a Tornela. Cuando las mujeres lo vean en persona, seguramente se enamorarán locamente de los encantos de Belgriff. Eso pondría fin a la búsqueda.

“Te Decidiste?”

Pregunta el dueño del bar cuando ve la sonrisa intrincada de Angeline.

“Fufu~ Gracias dueño del bar. Tiene una don con las palabras, lo sabia?”

Dicho esto, Angeline saca otra moneda de su billetera y la pone sobre el mostrador. El dueño del bar frunció el ceño y dejó a un lado el plato de carne de pato salteada.

“Que quiere ordenar?”

“Salchicha frita con aceitunas… y tomates”

Después de acabarse la comida, Angeline continuó bebiendo toda la tarde. Para cuando salió del bar, el viento nocturno ya era fuerte y un poco frío. El viento que sopla en la calle se siente agradable en sus mejillas sonrojadas por el alcohol.

Angeline comienza a caminar a casa con una sonrisa descuidada en sus labios. La luz de la luna brilla en el camino de adoquines. Dos gatos salen corriendo de las sombras del callejón, desapareciendo en la noche. Un par de borrachos yacen y un pequeño grupo de soldados patrulla.

Un borracho intenta acercarse a Angeline viendo que estaba sola, pero una sola mirada a su etiqueta de Rango S hace que rápidamente se aleja de ella sin decir más. Es eso o podrían ser las miradas de muerte de dicha aventurera.

“Volveré en otoño. Hmmm, pero Yuri estará en el Gremio como recepcionista, lo más probable es que Rosetta esté ocupada en el orfanato. Me pregunto si la abuela Mary podría compañarme…”

Angeline ya quiere comer bayas frescas y volver a ver a su padre. Sin embargo, no quería irse a casa demasiado pronto y molestar a Belgriff. Por eso no volvió durante el verano. La larga espera la ha hecho desear volver aún más a casa.

Al principio, Angeline planeaba regresar directamente, pero como la luna se ve hermosa en todo su esplendor, la brisa nocturna es agradable para la piel; ella decide dar un agradable paseo en su lugar. Aunque la vida en Orphen es mucho más ruidosa y dinámica que en Tornela, también tiene estos momentos de tranquilidad que Angeline disfruta tanto. Es una sensación muy agradable, especialmente después de un buen trago.

Las farolas se alinean en la carretera en perfecta simetría. Las luces ámbar iluminan cálidamente el suelo en un resplandor sagrado.

Mientras Angeline pasea por la noche, distingue las sombras que se mueven por un callejón detrás de ella. Sus oídos captan el más mínimo rastro de pisadas ligeras, sus ojos se enfocan en el contorno de las sombras que se mueven en la oscuridad.

Cuando llega al callejón, Angeline se da cuenta de un niño y una niña. Ambos tienen el pelo completamente blanco. Un latido del corazón, luego un resplandor. Su mano cayó hacia su espada mientras se acercaba en silencio. Su otra mano se desliza alrededor del cuello de Byaku cuando él se da vuelta para ver quién era. En su lugar, es recibido con una pared en la cara.

“Intenta moverte y te mataré. Alza tu voz y también te mataré. Elige tu opción”

 Charlotte, que estaba a punto de gritar, rápidamente se tapa la boca.

“Entonces dime, qué están haciendo aquí?”

Siseó Angeline mientras los miraba a ambos.

“Nada”

La rodilla de Angeline se entierra en el estómago de Byaku.

“Nunca los perdonaré por lo que hicieron en Bordeaux. Así que pregunto de nuevo, qué hacen aquí?”

Byaku dejó escapar una risita sofocada mientras trataba de recuperar el aliento. 

“Y qué vas a hacer? Matarnos?”

“Dame una razón para no hacerlo”

Su mirada helada se apoderó del chico, su agarre se apretó alrededor de su cuello y Byaku comenzó a ahogarse. Lentamente, desenvainó su espada. Sin embargo, algo pequeño y suave se aferra a su brazo. Mientras mira hacia abajo, Angeline se da cuenta de que es la mano de Charlotte, aferrándose con todas sus fuerzas.

“No! Te lo ruego, por favor! No nos mates!”

“No los perdonaré solo porque son niños”

“Por favor! Me disculpo! Haremos lo que nos diga que hagamos! Por favor perdónanos!”

“Cuántas personas te preguntaron lo mismo antes de que los mataras?”

Charlotte está llorando y rogando, pero Angeline se sacude el brazo con facilidad y la niña cae al suelo. De la cintura de la niña sale una pequeña bolsa y varias monedas están esparcidas por el suelo.

“De dónde sacaste ese dinero? También mataste por eso?”

Preguntó Angeline con desdén.

“P-Pensamos que… deberíamos… devolverlo…” 

Byaku se las arregla para decir con dificultad tratando de tomar aire.

“Qué?”

Pregunta Angeline, mirando cómo la cara del niño se vuelve lentamente azul.

“Hicimos mucho dinero engañando a la gente. Pero después de que nos detuviste en Bordeaux, dejamos de lado esa vida. Planeamos devolver el dinero a tantas familias como podamos”

“Realmente crees que voy a dejarme engañar por eso?!”

“No importa! Realmente lo vamos a hacer!”

Angeline ve a Charlotte ponerse de pie. Al observarla más de cerca, se da cuenta de que el vestido de la niña está sucio y harapiento. De hecho, ambos están en condiciones deplorables. Los ojos de Angeline se mueven de un lado a otro entre los dos. Se muerde el labio y cierra los ojos para no poder verlos, como diciéndose a sí misma que no le importa su situación.

Ella grita y hunde su espada en el suelo, liberando a Byaku de su agarre. Charlotte mira con asombro, esperando ya haber muerto.

“No te perdonaré”

Angeline se retira, sus manos cerradas en un puño apretado, todo su cuerpo temblando incontrolablemente. 

“Nunca te perdonaré… pero no ensuciaré mi espada con alguien que ni siquiera se defiende”

Los ojos de Charlotte comienzan a llorar. 

“Muchas gracias! Uuuhh!”

Lost: no hagan llorar a la loli :´v

Al verla así, Byaku mira a Angeline con una mirada de odio en sus ojos. Él la mira de arriba abajo.

“Tú… eres demasiado fuerte… a pesar de ser solo una rama”

“Cállate”

Angeline tira de Charlotte y le mete un pañuelo en la mano.

“Cuánto tiempo más piensas seguir llorando? Me estás haciendo ver como la villana aquí”

“Lo-lo siento…”

Charlotte entierra su cara dentro del pañuelo. Cuando Angeline ve a la niña más joven relajarse lentamente, suspira y gira la cabeza hacia Byaku.

“Hay muchas cosas que quiero preguntarte. Estoy seguro de que sabes muchas cosas”

“… No podemos decirte nada”

Byaku responde, apartando la mirada de Angeline.

Los ojos de Angeline se estrechan peligrosamente. 

“Qué quieres decir?”

De repente, Angeline siente una fuerte sed de sangre detrás de ella e inmediatamente saca su espada del suelo. Sin previo aviso, un cuchillo sale volando del callejón oscuro. Angeline tira de Charlotte hacia ella y desvía el cuchillo con su espada. El cuchillo se esparce inofensivamente por el suelo, un goteo de algo familiar irrita la nariz de Angeline.

“Veneno… qué cobarde”

El cuchillo, sin embargo, no había sido dirigido a ella, eso era fácil de decir. La trayectoria era terrible si ella era el objetivo, por lo que solo quedaba una opción.

“Cuántas personas quieren matarte?”

“Cállate y ocúpate de tus propios asuntos”

Dice Byaku mientras levanta las manos.

De repente, se escucha una explosión junto con el sonido de rocas y cajas siendo destruidas. Varias personas salieron corriendo de sus escondites. Todos usan las mismas túnicas y máscaras.

Charlotte tiembla al verlos, su rostro está lleno de terror.

“Inquisidores…”

“Quiénes?”

Pregunta Angeline, volviéndose para mirar a los recién llegados. Ya estaban todos armados con espadas.

Los asaltantes son increíblemente ágiles y con movimientos rápidos treparon por las paredes de los edificios en el callejón y rodearon a Angeline.

“Quiénes son estos chicos? Los conoces? Por qué te están atacando?”

“Son de Lucressia. Básicamente son agentes de la iglesia… cazan a los que han pecado”

Como si fuera una señal, el primer asaltante se desdibuja hacia adelante. Angeline observa sus movimientos; apuntó clara y precisamente a Charlotte como si Angeline no estuviera a la vista en absoluto. Angeline sintió que la estaban despreciando.

Empuja a Charlotte suavemente hacia Byaku, la espada apenas erra alrededor de su cuello, antes de enviar al asaltante deslizándose por el suelo con una poderosa patada. Su máscara se va volando, dispersándose en el piso. Él mira hacia Angeline, sus ojos en blanco se clavan en los de ella de manera vacía.

“Parece… como un títere… son todos así?”

Detrás de Angeline, se escucha una explosión y un asaltante es expulsado del aire. Byaku le lanza una mirada condescendiente. 

“No bajes la guardia, pequeña rama”

Angeline le gruñe de vuelta. 

“Nunca bajo la guardia”

“Hmph…”

Todos los asaltantes atacan, Byaku empuja a Charlotte detrás de él antes de levantar ambas manos. Un patrón rúnico defensivo dorado estalla, atrapando todas las cuchillas en su resplandor. La espada de Angeline sale volando, atrapando múltiples espadas en un bloque, su mano y una pierna reteniendo los brazos de los asaltantes a su lado. Por una fracción de segundo, nadie se mueve. El escudo mágico dorado se expande antes de explotar, enviando a los atacantes a volar. Al mismo tiempo, Angeline barre su espada en un arco, enviando sus ataques deslizándose por el suelo.

Charlotte mira con miedo y asombro las dos espaldas que la protegen.

Byaku mira a Angeline. 

“Sus mentes se han perdido por las drogas y la magia. Nunca dejarán de intentar matar a su objetivo”

“Que cruel. Hay alguna manera de curarlos?”

“…No”

De repente, una luz dorada pálida comienza a iluminar el área. El patrón mágico de Byaku estalla en vida. Al mismo tiempo, se escucha un ruido fuerte y desagradable. Cuando se da vuelta, Angeline ve a un asaltante siendo aplastado en el suelo, matándolos como un insecto.

“E-Eso es inhumano”

Tartamudea Angeline.

“Bienvenido a la realidad, pequeña rama”

Los asaltantes se precipitan una vez más al mismo tiempo y se desata el infierno. Byaku bloquea el primer golpe con otro escudo dorado, antes de enviar al atacante volando hacia su amigo. Angeline detiene el siguiente golpe, y lo golpea con la palma de la mano antes de enviarlo rodando hacia atrás. Detrás de ella, escuchó la magia de Byaku aplastar más huesos de los enemigos en el suelo.

Angeline quiere sentirse enferma al pensar en personas al azar siendo asesinadas. Con su mente en desorden, una cuchilla pasa y le corta ligeramente en la mejilla, apenas logra esquivarla a tiempo. 

“Deja de lado tu sentido de la justicia, pequeña rama. Ya se han ido hace mucho. Si quieres perdonarlos, dales una muerte pacífica”

Angeline aprieta los dientes. Ella bloquea otra cuchilla, respirando pesadamente mientras atrapa a uno de sus asaltantes a su alcance. Detrás de ella, escucha que otro cuerpo es aplastado por Byaku. Gruñendo, empuja sus dudas al fondo de su mente y aplasta el cuello de su enemigo.

Desde entonces junto con Byaku, Angeline es como un torbellino de muerte. Ella cierra su corazón a estos extraños. Cuando termina, Angeline limpia la sangre de su espada. Ella frunce el ceño ante el líquido en su arma, sintiendo que cae entre sus dedos.

“Esto fue inhumano…”

Y pensar que hasta hace unos momentos, ella había estado bebiendo pacíficamente. Sintiéndose despierta y sobria, Angeline se vuelve hacia Byaku y Charlotte y les hace señas con la cabeza.

“Vamonos. No sé cuáles son sus circunstancias, pero hay cosas que necesito preguntarte”

Byaku se da vuelta para ver a Charlotte y la niña asiente en silencio.

“Muchas gracias”

Charlotte tiembla visiblemente. En este momento ella se ve como una niña normal. A Angeline le resulta difícil creer que esta sea la misma chica que casi puso de rodillas a Bordeaux. Pensando en los eventos que acaban de suceder y en la repentina personalidad perdida de Charlotte, los ojos de Angeline se entrecierran cuando se hace evidente que otro titiritero es el que mueve los hilos desde las sombras.

Los tres se abrieron paso silenciosamente por la ciudad, asegurándose de mantenerse ocultos lo mejor que pudieron. Llegan a la habitación alquilada de Angeline. La habitación es relativamente pequeña, pero puede acomodar a tres personas sin mayores problemas.

Angeline cierra la puerta y cierra las cortinas.

“Siéntense”

Charlotte se sienta tímidamente en una silla mientras Byaku se para detrás de ella.

Angeline vierte agua en la tetera y la pone en un horno con una pequeña piedra de llama que la alimenta. Se quita el abrigo antes de tomar una silla cercana y dirigida hacia Charlotte, antes de dejarse caer sin ceremonias. Por primera vez desde que se conocieron, Angeline la observa de cerca. Su cabello, una vez blanco y hermoso, ahora está sucio y desgreñado, al igual que su ropa.

“Qué son exactamente los inquisidores de Lucressia?”

“Son agentes que trabajan para la Iglesia de Lucressia bajo las órdenes directas del Papa. Están a cargo de cazar herejes o aquellos que se oponen a la Iglesia”

“Eh, en serio? Y por qué te persiguen?”

Aunque Charlotte parece angustiada, finalmente comienza a hablar como si hubiera tomado una decisión.

Ella nació en la casa de un cardenal de Lucressia. Después de estar involucrados en una lucha de poder, los otros cardenales finalmente la acusaron a ella y a su familia de ser herejes, solo porque Charlotte es una albina. Sus padres fueron procesados, pero lograron ayudar a su hija a escapar. Después de deambular por calles y callejones oscuros, se encontró con personas que buscaban revivir la doctrina de Salomón, lo que finalmente la llevó a atacar Bordeaux y finalmente a perder contra Angeline y su grupo.

Charlotte tenía una expresión sombría mientras hablaba.

“Quería detenerlos… para vengarme. Odio la Doctrina de Viena, pero ahora no creo que mis padres estarían felices si supieran lo que he estado haciendo hasta ahora. Pero pensar que enviarían inquisidores…”

Angeline frunció el ceño mientras preparaba la infusión de té y agua hervida.

“Entonces eres una traidora en sus ojos? Por eso envían a esos agentes. Y no importa a dónde vayas, te seguirán hasta que estés muerta, correcto?”

“S-Sí”

Charlotte intenta mantenerse fuerte, pero pronto no puede evitar enterrar su rostro en sus manos, soltando sollozos incontrolables. Angeline deja escapar un suspiro y pone una taza de té floral frente a la niña.

“Bebe. Ayudará a calmarte”

Angeline se vuelve hacia Byaku.

“No puedo dejar que se vayan, no sin comprender completamente lo que está pasando aquí. Todavía tengo muchas preguntas, pero se está haciendo tarde. Ambos dormirán aquí esta noche”

“De repente estás confiando muchísimo, pequeña rama. No tienes miedo de que intente matarte mientras duermes?”

“Realmente crees que puedes?”

Byaku frunció el ceño pero no dijo nada más.

Con una expresión amable, Angeline se levanta y se acerca a Charlotte.

“Y para que conste…”

Charlotte mira a Angeline, que agarra su cabello suavemente y lo deja caer lentamente de sus dedos. 

“Tu cabello es hermoso”

Charlotte siente que su corazón se acelera, incapaz de mirar a Angeline a los ojos. Ella deja escapar una pequeña sonrisa.

“Pero también es un desastre, así que te daré un baño mañana”

“Gracias”

“Todavía no te he perdonado”

“Continúa Angeline. Por eso te llevaré de vuelta a Bordeaux para que se disculpen adecuadamente. Bueno? Hasta entonces, te mantendré a salvo”

“S-Sí!”

Al ver la cara aliviada de Charlotte, Angeline finalmente puede ver que realmente es solo una niña de diez años.

Traducido por: Lost

Anterior | Índice | Siguiente

Un comentario sobre “Red Ogre Belgriff – Capitulo 33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s