Red Ogre Belgriff – Capitulo 7

-El pueblo de Tornela está en apuros preparándose para el invierno-

El pueblo de Tornela está en apuros preparándose para el invierno.

Cuando llega el momento de cosechar las castañas y las nueces, los caquis, las manzanas, las peras y todo lo que este plantado alrededor de la aldea, se abstendrían más de comer bocadillos y en su lugar se secarían o hervirían para preservarlos. También podrían hacer sidra de manzana.

Las arándanos y las uvas recogidas de la montaña por Belgriff , con algunos ayudantes, se secan y se almacenan.

Varias de las cabras y ovejas más viejas son sacrificadas para hacer carne salteada o carne seca.

Los pescados que se obtienen del río se secan o se hacen ahumados.

Las papas son desenterradas y almacenadas.

Las legumbres son cosechadas y puestas a secar.

En preparación para plantar más semillas, los campos de trigo son arados.

La leña se prepara y se distribuye a cada vivienda.

Después de completar los preparativos necesarios para estos trabajos, se celebra un festival de otoño frente a la iglesia del pueblo.

El padre Maurice grita en voz alta.

“Oye! Podrías bajarlo un poco?, golpeará la entrada así! No! Así no! Si está inclinado golpeará el costado! Ah! Oye, ten más cuidado!”

Una imagen de Viena se transporta desde la sala principal de la iglesia al espacio abierto. Dado que la estatua de piedra es voluminosa y pesada, sin la ayuda de varios hombres no se podría mover, sin embargo, la entrada de la iglesia es pequeña, cada año hay un gran pánico para asegurarse de que no se golpee con nada. Aunque la estatua casi nunca ha sufrido daños, ha habido ocasiones en que el marco de madera de la puerta se dobló o se rompió debido a esto.

Y este año, Maurice está más nervioso que nunca, ya que acababan de terminar la restauración de la iglesia después de todo.

Cada vez que los trabajadores inclinan la estatua, la levantan o la bajan, el padre Maurice grita histéricamente, haciendo reír a los espectadores. Belgriff también se ríe mientras mira la escena.

Hace varios años, en sus treinta, también había asumido la responsabilidad de llevar la estatua, pero ahora es el trabajo de la generación más joven.

Belgriff es ahora también una de las personas con gran responsabilidad y posición dentro del pueblo. Dejando de un lado los trabajos que hace por propia voluntad, no se le ha dado ningún trabajo de mano de obra pesada como este otra vez.

El razonamiento para esto es, aparentemente, que los jóvenes enérgicos necesitan un lugar para demostrar su fuerza, si la generación de más edad interviene demasiado antes de que los jóvenes sean finalmente responsables de la aldea, los sistemas acumulados caerán en desorden por la falta de experiencia.

Aunque a pesar de eso, aparte de trabajos como estos, Belgriff y la generación de más edad todavía trabajan junto a los jóvenes a menudo.

La estatua fue, después de muchos problemas, finalmente llevada fuera. Aunque no antes de golpear la entrada varias veces. La estatua de color blanco brilla intensamente, reflejando el sol de mediados de otoño. Probablemente ya que el padre Maurice la pule diligentemente todos los días.

“La temporada ha vuelto este año, no es así, Kerry?”

“Sí, el tiempo seguro vuela! Pudimos abastecernos en abundancia este año. No tener que preocuparnos por el invierno y simplemente disfrutar de nosotros mismos es realmente relajante, hahaha!”

Kerry se ríe, su gran barriga balanceándose alrededor.

El invierno es una temporada dura para los norteños. Más de la mitad de cada día está nublado con nubes pesadas, los vientos son helados y si está nevando, entonces se hace todo un desafío el salir.

Pero siempre que se hayan preparado adecuadamente para ello, el invierno también puede ser una temporada divertida.

Si hay miembros de la familia con los que no han podido hablar debido a que pasaron demasiado tiempo trabajando, pueden tomárselo con calma y pasar tiempo de calidad con ellos, las estrellas de un cielo nocturno pueden brillar más y más hermosamente de lo que lo harían en el verano. Si está nevando, los niños se olvidarían del frío y saldrían emocionados incluso con solo ropa ligera puesta.

Es por eso que todos pasan este tiempo en otoño trabajando duro preparándose para el invierno.

Un hombre grande, parecido a un oso, se acerca. Tiene una cara cincelada y un montón de algo blanco atorado en su cabello. El gran hombre, mirando por encima del espacio, suelta una carcajada.

“Los preparativos de este año van bien como siempre!”

“Oiga, jefe. Hay algo que necesite que haga?

En respuesta a Belgriff, el jefe de la aldea, Hoffman, se ríe aún más.

“Gahahahah, hey Bell! Cuando tienes cierta edad, todo lo que hay que hacer es sentarte y vigilar a los jóvenes! Si te involucras demasiado, los niños nunca crecerán!”

“Tienes razón, pero… estoy aburrido”

“A tu edad y sigues inquieto? Eso no es bueno, verdad? Si estás aburrido entonces pierde el tiempo divirtiéndote”

Hoffman se ríe y le da una palmada en la espalda a Belgriff. Él sonríe irónicamente y juega con su barba, dándose cuenta de que en realidad podría ser un poco infantil cuando no tiene nada que hacer.

Hoffman es hijo del ex jefe de la aldea que falleció hace dos años, es ocho años mayor que Belgriff.

A pesar de tener casi cincuenta años, no ha mostrado ningún signo de debilitamiento, ha sido bendecido con un gran físico y con una personalidad bastante honesta y abierta, es amado por la gente del pueblo. Los únicos que no miraron a Belgriff con desprecio y en cambio lo trataron adecuadamente después de que regresó fueron en realidad solo Kerry y Hoffman. Belgriff todavía se siente agradecido por eso.

“Oye, Kerry. Una caravana llegó a la ciudad, a dónde deberíamos guiarlos?

“Qué? Seguro que han llegado temprano este año. Por lo general, llegan en la tarde. Aunque el espacio del festival todavía está lleno de gente trabajando, así que… Espera un poco, abriré un espacio pronto”

En el día del festival de otoño de Tornela, caravanas, vendedores ambulantes y artistas, se reúnen procedentes de todo el país.

Hay algunos que simplemente aman divertirse en los festivales, pero la mayoría de ellos vienen a intercambiar diversos productos ya que han oído hablar de los suministros de calidad de Tornela . Los aldeanos esperan escuchar las historias de los viajes de los vendedores ambulantes y los cuentos, canciones y bailes.

Hoffman se dirige a la entrada de la aldea y Kerry da órdenes a los jovenes, lo que hace que el área esté menos concurrida para que los comerciantes tengan espacio para instalar sus puestos.

La estatua del Rey de los Dioses, Viena, de alguna manera todavía está en una sola pieza, se lleva afuera de la iglesia y se coloca sobre un sólido pedestal. Los niños decoran sus alrededores con flores, se le ofrece frutas y carne de cabra.

Sin nada que hacer, Belgriff sale a caminar, patrullando el perímetro de la aldea mientras está en eso. Incluso si el pueblo está teniendo un festival no significa que las bestias mágicas o salvajes no puedan entrar.

Pero desde que acabaron con el Lobo de Hielo, el entorno ha sido la definición de pacífico. Así que incluso si se llama patrullar, el aire no ha estado muy tenso últimamente y Belgriff también ha estado relajado.

Pero a pesar de eso, sigue prestando atención a los alrededores mientras camina por el pueblo.

Cuando regresa al lugar del festival, encuentra que ya ha llegado una caravana, actualmente en medio de descargar sus productos y preparar las tiendas para sus puestos, algunos de los comerciantes que trabajan más rápido ya están anunciando sus productos a los aldeanos. Los artistas ambulantes y juglares tocan música para matar el tiempo y los niños miran los objetos curiosos de países extranjeros con estrellas en los ojos.

A pesar de que los preparativos aún no están completos, el pueblo ya está lleno de un ambiente festivo. No importa la edad, no se puede evitar disfrutarlos, Belgriff piensa para sí mismo, sonriendo.

Belgriff llama a algunos comerciantes cercanos, charlando con ellos y ofreciéndoles algunos arándanos y uvas de la montaña.

Los comerciantes tienden a tratar de recopilar información sobre las hazañas de los aventureros y el conocimiento general del mundo. Actualmente hay muchos de ellos alrededor del área. Es posible que sepan algo acerca de Angeline.

“Ah, te refieres a la “Valquiria de cabello negro”, verdad?! Ella es como la deidad guardiana de todas las partes cercanas de Orphen. Gracias a ella me puedo relajar cada vez que me dirijo a algún lado. Ella es una verdadera bendición”

“Pero aun así, un grupo con solo tres chicas jóvenes es muy extraño. Y sin embargo, a pesar de eso, son lo suficientemente impresionantes como para ser consideradas como una de los mejores grupos de aventureros, no solo en el área de Orphen, sino posiblemente en todo el país”

Tornela, Orphen y Boldor , así como las áreas que los rodean, son parte del Gran Ducado de Estgarl.

Debido a lo extenso que es su territorio, se divide en múltiples territorios más pequeños y esos son entonces manejados y gobernados por los señores de cada región, como el Conde Boldor. La tierra de Estgarl es gobernada directamente por el duque, el cual se encuentra al sur de Orphen.

El Gran Ducado de Estgarl es parte del Imperio Rhodesia, que se encuentra en la esquina noroeste del continente.

Belgriff está satisfecho, sabiendo que la reputación de su hija es favorable.

La mayoría de los aventureros son personas con disposiciones ásperas. Y como las luchas hasta la muerte son algo cotidiano para ellos, tienen una tendencia a poner su propio beneficio, antes que nada. Debido a que actúan de tal forma con tanta frecuencia, la cantidad de aventureros etiquetados como “rufianes” no escasean. Si se es capaz de ser clasificado como rango S, entonces no debería tener ese tipo de preocupaciones, pero a pesar de todo, Belgriff todavía quiere saber la opinión pública de su hija.

Sin embargo, él nunca está constantemente presumiendo a su hija. Una parte de él no quiere otro incidente como el de Sasha, después de todo. Sería un poco preocupante si la gente siguiera haciendo un gran alboroto frente a él también.

Mientras vigila la zona del festival y bebe un poco de vino, una mujer de pelo azul se precipita hacia él.

“Uhm, buenas”

“Hm? Ah, buen día para ti también. Sucede algo?”

“Por casualidad escuché su conversación y… podrías ser el Señor “Red Ogre” Belgriff ?”

La boca de Belgriff se abre. Ahí está de nuevo. Red Ogre

“Uh, bueno, sí… soy Belgriff…”

La chica comerciante de repente sonríe ampliamente.

“Lo sabía! Sabia que sí, ya que estabas hablando de la señorita Angeline, y tienes un espléndido pelo rojo! Tu hija se encargó de algunos ladrones por mí cuando estaba a punto de ser atacada por ellos!”

Belgriff se sorprende. El nombre de Angeline seguramente aparece en lugares inesperados muchas veces.

Justo cuando está a punto de pedirle que le cuente más cosas, la gente alrededor de la entrada del pueblo empieza a ponerse nerviosa. Algo como el ruido de una armadura de metal se puede escuchar. Y parece que ese sonido se dirige directamente al área del festival.

Mientras Belgriff mira en esa dirección, ve a un grupo de hombres vestidos con una armadura ligera de cuerpo completo, aparentemente escoltando un carruaje de dos caballos. Los que se han reunido en el área del festival intercambian miradas de asombro.

“Oye, eso es el escudo de la familia del conde Boldor, no?”

“Qué querrá el Lord en este lugar?”

Una repentina sensación de malestar golpea a Belgriff mientras observa el ahora detenido carruaje.

Desde el interior sale una mujer, que parece un poco mayor de veinte años. Posiblemente debido al hecho de que ella está viajando, está usando un vestido liviano. Su cabello rubio platino esta peinado en una trenza francesa, sus rasgos faciales desprenden la sensación de alguien con un espíritu determinado, emana una belleza perfectamente arreglada. Belgriff tiene la sensación de que la ha visto en alguna parte antes.

“Si es alguien de la Casa Boldor, entonces…”

A medida que la mala premonición de Belgriff va aumentando cada vez más, la mujer, con torpeza y algo avergonzada, mira alrededor de la zona. Entonces ella grita con una voz digna.

“Lo siento mucho por sorprenderlos a todos. Actualmente estoy buscando a alguien”

La gente intercambia miradas de nuevo. A quién podría estar buscando?

El jefe de la aldea, Hoffman, avanza con pánico y agacha la cabeza.

“Soy el jefe del pueblo, Hoffman… Puedo entender que usted es de la Casa Boldor?”

“Ah, me disculpo por mi tardía introducción. Soy conocida como Helvetica Boldor. Como mi padre falleció hace unos días, me nombraron oficialmente como la nueva condesa”

Hoffman cae de rodillas apresuradamente.

“Incluso si no lo hago darse cuenta de que es la nueva Señora, disculpe por ser tan…”

Helvetica corre rápidamente y hace que Hoffman se levante.

“No, no, por favor no sea tan formal. No me gusta mucho la idea de mostrar mi autoridad después de todo”

Helvetica habla suavemente, con una sonrisa amistosa en su rostro. Sin embargo, su comportamiento está lleno de gracia con una atmósfera como si no se le perdonara hablarle sin cuidado.

“Ya veo, así que esto es lo que hace a un Lord”

Piensa Belgriff.

Hoffman mira dócilmente a Helvetica, antes de hablar nerviosamente.

“Es un verdadero honor el que venga en persona a nuestro humilde pueblo… Sin embargo no tenemos a nadie que este escondiendo pecadores en este lugar”

La mujer abre la boca, vacilante y de repente comienza a reírse.

“Ah, no hay necesidad de preocuparse por eso. No he venido aquí para atrapar a ningún delincuente. He venido aquí y deseo encontrarme personalmente con este hombre conocido como Sir “Red Ogre” Belgriff”

“Eh? Vino por Bell?”

Las miradas de los aldeanos convergen en Belgriff. Y ahí está ese Red Ogre de nuevo. Belgriff se encoge incómodamente hacia atrás. La comerciante de pelo azul deja escapar un “Whoo” de admiración.

Habiendo identificado a Belgriff, más porque todos se le quedaron viendo, Helvetica se acerca a él con elegancia y con estrellas en los ojos, toma su mano.

“Usted es Sir Belgriff, correcto?”

“… S-sí”

“Estoy extremadamente agradecido con su hija por salvar a mi hermana menor”

“Oh, bueno, uh, gracias”

Belgriff se rinde y hace una risa preocupada. Puede sentir que sus dolores fantasmas comienzan a actuar de nuevo. Helvetica sonrie.

La historia de las tres hermanas Boldor es famosa en el área.

A pesar de tener solo quince años, la hija más joven, Selen, ya ha comenzado a mostrar talento con respecto a la administración interna, la segunda hija, Sasha, es una persona de gran valor, que se cree que eventualmente podrá, sin duda, ascender al rango S de aventureros.

Luego está la hija mayor, Helvetica.

Domina tanto la literatura como las artes militares, además de ser una persona carismática, es una mujer sobresaliente que, según se dice, se le otorgará su propio territorio como condesa, incluso sin tener que casarse con un hombre y llevarlo a su familia.

Esa Helvetica está actualmente frente a él, sosteniendo su mano y sonriéndole. Qué más puede hacer, solo puede dar una sonrisa tensa?.

Pero Belgriff siente, detrás de esa sonrisa amistosa, una mirada aguda como la de alguien cazando a su presa. No hay manera de que ella haya venido hasta aquí solo para saludarlo.

Lentamente mira a Belgriff de la cabeza a los pies y sonríe alegremente.

“Su cuerpo parece bien entrenado. He oído que su esgrima también es maravillosa”

“Bueno, uhm… Eso es… Gracias…”

Belgriff se siente de alguna manera completamente abrumado por esta mujer, una cabeza más baja que él. Al admirar esto de una manera extraña, comienza a preguntarse si aquellos de gran talento son naturalmente capaces de envolver a una persona con solo mirarlos a la cara.

Helvetica entrecierra sus ojos.

“He venido aquí hoy para pedirle un favor”

“Ya veo”

“Lo diré directamente. Le agradeceríamos mucho que viniera a servirnos a nosotros en la Casa Boldor”

Así que realmente era así.

Belgriff se desploma, abatido. Sasha probablemente le contó a Helvetica alguna historia exagerada sobre él, aquel hombre que la derrotó. Pero aun así, no esperaba que el jefe de familia viniera en persona.

A pesar de todo, no tiene planes de hacer nada por el estilo. Es una carga demasiado pesada para él. Sonriendo irónicamente, Belgriff sacude la cabeza en silencio.

“Sinceramente me disculpo, pero no tengo planes de dejar a Tornela. Ya estoy cumpliendo cuarenta y dos y mi cuerpo no se está volviendo más saludable. No creo que sea de mucha ayuda ahora”

“Qué tonterías está diciendo? Sasha es, a pesar de cómo actúa, inigualable en su habilidad con la espada en el área de Boldor. Deseo mucho que usted, que pudo derrotarla fácilmente, se convierta en mí subordinado”

No fue fácil, es lo que le gustaría decir, pero el problema real no tenía relación con eso.

“No, posiblemente debido a mi pasado de aventurero, nunca he sido muy bueno con las formalidades. Me siento agradecido de que haya dejado sus deberes solo para encontrarme, pero debo rechazarlo”

“Podrías, por favor?”

“No…”

“Si hay algo que desee que esté dentro de nuestro poder, lo tendrás como promesa”

“Aun así…”

“Te lo ruego, por favor se mío”

“Sinceramente me disculpo, pero…”

Después de continuar esto de un lado a otro por un tiempo, Helvetica frunce el ceño, frustrada.

“Ya veo, parece que tienes una cabeza dura como una roca para adaptarse a tu cuerpo fornido”

“Nací con eso, y por eso me disculpo”

Helvetica sonríe.

Parece que finalmente se ha rendido, Belgriff piensa para sí mismo, exhalando de alivio cuando…

“Entonces tendré que tomarte por la fuerza”

“… Eh?”

“Cuento con ustedes, a el!”

Cuando Helvetica da la orden, el grupo de armadura ligera que está detrás de ella rodea a Belgriff. Parece que son los guardias de Helvetica. Luce como si solo planean capturarlo, no muestran ninguna intención de sacar sus armas. Sorprendidos, los espectadores se alejan.

Belgriff se queda estupefacto mientras los guardias se le acercan lentamente, hasta que comienza a pensar que la situación es extrañamente cómica y comienza a reírse a carcajadas. Incluyendo, por supuesto, a los guardias que lo rodean actualmente, la multitud que observa y Helvetica quedan sorprendidos por la risa de Belgriff .

Ella es sólo una niña.

Incluso si ella es la nueva condesa, o si es alabada como un genio, todavía es una niña de solo veinte años. Belgriff, se da cuenta de eso y se ríe de sí mismo.

“En ese caso, debería actuar como un adulto”.

Belgriff esquiva rápidamente a los guardias que vienen saltando hacia él. Todos terminan chocando entre sí y haciendo un escándalo. Belgriff fija su postura y cambia de lado.

“No crees que eres demasiado viejo para estar jugando a las traes?”

Belgriff esquiva, detiene y lanza a los guardias, lidiando con ellos con una elegancia que no parecía posible que provenga de alguien que usa una pata de palo.

Y después de casi una hora entera, todos los guardias terminan totalmente agotados e incapaces de moverse.

Belgriff recupera el aliento, también un poco más áspero después del entrenamiento y se enfrenta a Helvetica. Ella se queda allí, con la boca medio abierta. Como si no pudiera creer lo que acaba de pasar frente a sus ojos.

“De todos modos, como le dije antes, no tengo planes de aceptar su oferta y servirle”

Helvetica baja la cabeza, abatida.

“Es mi completa derrota, entonces…”

Parece que ella realmente se ha rendido esta vez. Belgriff, aliviado, se desploma. Pero al momento siguiente siente algo suave contra su brazo. Cuando Belgriff se da cuenta, sorprendido, ve a Helvetica aferrada a su brazo.

“Llegados a este punto… Parece que no tengo más remedio que ser suya, Sir Belgriff!”

“… Eh?”

“Aunque todavía no tenga experiencia, por favor cuídeme bien…”

La cara de Helvetica se vuelve roja, como si estuviera avergonzada. Su voluminoso pecho tocando su brazo, palpado a través de la tela de su vestido, es extremadamente suave.

Belgriff deja de pensar, sus ojos se mueven confundidos mientras la situación da un giro completamente inesperado.

Los espectadores están haciendo una revuelta.

“Eh? Qué? Oye, señor Bell, vas a terminar casándote con la Casa Boldor?

“Whoa, eres un verdadero buscador de oro!”

“Naah, eso está mal! El Lord trata de casarse con la familia de Bell!”

“El festival de otoño se convierte en un festival de matrimonio!”

“Qué sorpresa!”

“Oye, trae las bebidas!”

“Dónde está el padre Maurice?”

En ese momento, se puede escuchar el ruido de cascos mientras varias personas cabalgan en caballos. La multitud sorprendida se aleja rápidamente.

En lo alto del caballo que se ha detenido frente a Belgriff, se sienta una niña con gafas. La niña salta suavemente de su caballo. Ella es la tercera hija de la Casa Boldor, Selen Boldor.

“Helvetica! Qué estás planeando hacer aquí?!”

Selen se enfada con Helvetica, quien se ríe ligeramente.

“Selen, solo estaba planeando invitar a Sir Be…”

“Estabas planeando llevarlo por la fuerza, verdad?”

Ella dio en el clavo. Helvetica, riendo torpemente, se aprieta contra Belgriff como si quisiera engañarla para que pensara que era un malentendido. Al verla actuar así, Selen apreta los labios y arrastra a Helvetica lejos de Belgriff por el cuello.

“Encerradla en el carruaje!”

“Qué – ?!”

Los hombres que parecen los guardias de Selen empujan a Helvetica en el carruaje. Apenas se puede decir cuál de las dos es la hermana mayor. Selen se da vuelta para mirar a Belgriff y agacha la cabeza bruscamente.

“Sinceramente me disculpo por los problemas que hemos causado… Sir Belgriff, correcto?”

“Eh?”

Finalmente, volviendo a sus sentidos y viendo a Selen inclinando su cabeza delante de él, Belgriff rápidamente se inclina hacia atrás. Selen frunce el ceño, pareciendo disculpada.

“Mi nombre es Selen Boldor. Mi vida, Lady Angeline, me salvó la vida anteriormente, quien también me ayudó a ver a mi padre en los últimos momentos de su vida. Un diccionario no tendría suficientes palabras para demostrar mi gratitud. Sin embargo, a pesar de eso… por favor, Sir Belgriff , perdone a mi hermana por su mala educación”

“No, no me molestó en absoluto, así que no te preocupes por eso”.

“Se lo agradezco… Normalmente, mi hermana sería una persona digna de respeto, pero tiene algo de obsesión con las personas de talento… Cuando escuchó rumores de ciertas personas de excelencia sin afiliación, inmediatamente se apresuraría a conseguirlas…”

Ella es como una niña que quiere un juguete nuevo.

Belgriff sonríe torpemente.

Selen continúa.

“Aunque gracias a que el desarrollo del territorio se ha acelerado, ha habido un par de casos en los que ha tomado a la fuerza a personas que se negaron… Helvetica! Estás reflexionando adecuadamente sobre tus acciones?”

“Sí lo estoy! No lo haré más, así que por favor, déjame salir, Selen!”

“No, no vas a salir! Esta vez definitivamente no te dejaré ir hasta que regresemos a casa! Por haberle hecho algo así al padre de nuestra benefactora… En serio!”

Belgriff intenta calmar a la furiosa Selen.

“Bueno bueno. Realmente no me molestó, así que… Aunque es cierto que estaría agradecido si no lo hiciera de nuevo”

“Lo siento mucho porque tenga que ser tan considerado con nosotras… Ahora, todos! Estamos molestando aquí, así que volvamos a casa!”

Selen da sus órdenes claramente y vuelve a Boldor. Belgriff duda, deliberando sobre qué hacer antes de consultar con Hoffman.

Después, él llama a Selen, que actualmente monta su caballo.

“Tendrá que acampar durante la noche a mitad del viaje si empieza a regresar ahora”

Selen se da vuelta para enfrentarlo.

“Sí, pero no tenemos otra opción. Nosotros fuimos los que vinimos aquí por nuestra propia cuenta, después de todo”

“Esta noche es el festival de otoño del pueblo. Si quiere, por qué no se unen a nosotros?”

Selen se toca las gafas, sorprendida.

“Eh …? Pero…”

“Si el señor participara en nuestro festival, aumentaría el valor de nuestro pueblo. No es así, jefe?”

En respuesta, Hoffman habla con voz enérgica.

“Sí, sí, eso es correcto! No es exactamente el lugar más elegante, pero nos encantaría que asista!”

La multitud comienza a gritar que el jefe es el verdadero al que le falta elegancia. Hoffman levanta las cejas y grita.

“Cállense ya!… Oh! Lo siento por eso…”

Hoffman se encoge y se esconde detrás de Belgriff. Selen se ríe y ágilmente se desmonta de su caballo.

“Entonces, puedo aceptar su oferta?”

“Con una condición. Por favor, deje que lady Helvetica salga del carruaje”

Selen abre los ojos con sorpresa, pero luego se rinde y niega con la cabeza antes de girarse hacia el carruaje y gesticular algo con las manos. La puerta se abre y Helvetica sale y se apresura inmediatamente.

“Sir Belgriff! Realmente me ha salvado, gracias!”

“Haha, no, no fue nada tan grandioso como eso…”

“Qué benevolente… Realmente creo que deberías venir con…”

“Helvetica !!”

“Eh, eso fue solo una broma, Selen …”

“Cielos… La próxima vez que lo hagas, realmente te encerraré en el carruaje, de acuerdo?”

Selen infla sus mejillas mientras aleja al caballo. Helvetica susurra secretamente al oído de Belgriff .

“Ella suele ser mucho más amable”

Belgriff se ríe.

Debajo del cielo estrellado, las dulces hermanas de la Casa Boldor se mezclan con la multitud. Sería imposible que el festival de otoño no esté lleno de energía.

El invierno se acerca.

Agradecimientos a mis patrones:
Steigende sonne
Goldy David

Traducido por: NonVoice

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 68564_1000x332.jpg

Anterior | Índice | Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s